Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo acostumbrarse a los anteojos

Los anteojos no son solo un accesorio elegante, sino también la única manera de que algunas personas puedan ver el mundo con todos sus colores. Sin embargo, pocos saben que, al ponerse las gafas correctoras por primera vez, uno se puede encontrar con algunas dificultades.

En Ideas en 5 minutos te contamos cómo puedes acostumbrarte a unos nuevos anteojos para la visión al ponértelos por primera vez.

❗Este artículo es solo para fines informativos y no reemplaza las recomendaciones de expertos. Antes de tomar cualquier decisión y en caso de experimentar cualquier síntoma, siempre hay que consultar con un médico.

Ser paciente

Los anteojos cambian la forma en que el cerebro procesa las imágenes, por lo que lleva tiempo adaptarse a la corrección. Bajo estas condiciones, puede tomar desde varios días hasta 2 semanas acostumbrarse. Todo depende de las características individuales del organismo. Hay que acordarse de que la rapidez no es lo más importante en este caso. Si quieres que los anteojos te resulten cómodos, deja que tus ojos y tu cerebro se acostumbren a ellos.

Controlar el tiempo de uso de los anteojos

Al principio, puede haber molestias: dolor de cabeza, náuseas, dolor en los ojos, visión distorsionada de la forma de los objetos y la distancia a ellos. Es normal. Para adaptarse a los nuevos anteojos, se recomienda acostumbrarse a ellos gradualmente. Comienza con una hora y ve aumentando hasta que el uso de las gafas sea cómodo durante todo el tiempo.

Usar los anteojos por la mañana

Al principio, el uso de anteojos puede ir acompañado de un fuerte dolor de cabeza. Pero sea cual sea la incomodidad, la mejor forma de acostumbrarse es usarlos. Lo mejor es hacerlo por la mañana, cuando los ojos aún no están cansados.

No forzar la vista con los anteojos puestos

Reduce el tiempo que usas tu computadora o teléfono, y olvídate de tu libro favorito por un tiempo. Por sí mismas, estas acciones no son dañinas para los ojos y la visión, pero pueden provocar molestias debido a la tensión muscular. ¿Qué puedes hacer entonces? Encuentra una versión en audio del libro que estás leyendo actualmente o prepara una lista de reproducción de los pódcast que has querido escuchar desde hace mucho tiempo.

Obtener el apoyo de los seres queridos

En el proceso de acostumbrarse a los anteojos, puede parecer que lo único que queda es permanecer quieto en el sofá. Pídeles a tus familiares y amigos que te apoyen y estén ahí para ti durante este momento difícil. No solo te ayudarán a hacer frente a algunas tareas del hogar, sino que también te mantendrán entretenido con una conversación.

Aumentar la carga a los ojos gradualmente

Empieza con tareas simples y cotidianas, pasando cada día a quehaceres más difíciles. No comiences de inmediato una limpieza general con una gran cantidad de pendientes. Lava los trastes un día, limpia el polvo al día siguiente. Este sistema hará que el proceso de adaptación sea mucho más cómodo.

Estar con otra persona durante la primera salida al aire libre

Planifica tu primera salida al aire libre con otra persona. Esto es necesario en caso de que de repente te sientas mal. Ante cualquier situación, un ser querido cercano te ayudará a llegar a casa.

También vale la pena recordar que los anteojos distorsionan la visión periférica. Por lo tanto, hay que girar la cabeza, no solo mover los ojos. Esto es especialmente importante a la hora de cruzar la calle.

Ideas En 5 Minutos/Salud/Cómo acostumbrarse a los anteojos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos