Cómo cuidar lentes de contacto

Los lentes de contacto blandos son ligeros y cómodos de usar. Sin embargo, si las almacenas y usas incorrectamente, puedes crearte muchos problemas. Para evitar que esto suceda, es mejor averiguar de antemano cómo manejar este potenciador de la visión.

Genial.guru ha preparado para ti una breve guía sobre cómo cuidar los lentes de contacto.

Cómo ponerse los lentes de contacto

1. Antes de usar lentes de contacto, lávate y sécate bien las manos.

2. Abre el recipiente con el lente y recógelo con la yema del dedo índice. No uses objetos extraños ni tus uñas para no dañar la lente.

3. Examina el lente cuidadosamente, asegúrate de que esté intacto y limpio. No se debes usar lentes dañados o contaminados para evitar lesiones oculares.

4. Si hay suciedad en el lente, lávalo con unas gotas de solución para lentes.

Importante: no uses agua u otros líquidos para limpiar los lentes. Solo se puede usar una solución especial para limpiarlos.

5. Coloca el lente en tu dedo índice con el lado cóncavo hacia arriba. En forma, debe parecerse a un cuenco. Si los bordes del lente están ligeramente doblados, entonces está en el lado equivocado y debe darse vuelta.

6. Acércate a un espejo y levanta levemente el párpado superior con el dedo índice de la mano izquierda, y presiona el párpado inferior con el pulgar de la misma mano.

7. Lleva suavemente el dedo con el lente hacia el ojo y déjalo reposar sobre el iris.

8. Parpadea para asegurarte de que el lente esté en su lugar. Luego inserta el lente en el otro ojo de la misma manera.

Cómo quitarse y guardar los lentes

1. Antes de quitarte los lentes de contacto, lávate bien las manos con agua y jabón. Lo mejor es elegir un jabón que no contenga aceites ni fragancias marcadas.

2. Sécate las manos. Al usar una toalla de felpa, pueden quedar pequeñas pelusas o polvo en los dedos, por lo que es mejor dar preferencia a las toallitas sin pelusa.

3. Retira el lente del ojo. Para hacer esto, jala el párpado inferior hacia abajo con los dedos y mira hacia arriba. Coloca la yema del otro dedo índice sobre el lente y desliza suavemente el lente hacia abajo. Agárralo con el pulgar y el índice para quitarlo.

4. Aplica unas gotas de la solución al lente y frota suavemente para eliminar la suciedad que se haya acumulado en la superficie del lente.

5. Coloca el lente en el recipiente y vierte encima la solución de modo que lo cubra por completo.

6. Repite estos pasos para limpiar el segundo lente.

Importante: cada vez que te quitas los lentes, es mejor ceñirse a la misma secuencia (por ejemplo, primero quitas el izquierdo y luego el derecho). Esto evitará que confundas los lentes con diferentes dioptrías.

7. Cierra bien el estuche de los lentes.

Cómo cuidar el estuche de los lentes

Los lentes en sí mismos no son lo único que necesita una limpieza regular. El contenedor para almacenarlos también debe mantenerse en orden.

  • Nunca agregues una solución vieja a una nueva. Utiliza siempre una solución fresca para guardar los lentes.

  • Enjuaga el estuche de los lentes periódicamente con solución. No laves el recipiente con agua corriente.

  • Después de limpiar el recipiente, déjalo secar al aire ambiente. No uses una toalla o servilleta para secarlo.

  • Cambia el recipiente por uno nuevo al menos una vez cada 3 meses para evitar el crecimiento de bacterias en él.

Puntos importantes

  • Siempre presta atención a la cantidad de tiempo que usas tus lentes y no los uses más de lo normal. Los lentes diarios no requieren un mantenimiento cuidadoso, pero deben cambiarse todos los días. Los lentes con una vida útil más larga deben limpiarse y desinfectarse a fondo.

  • No uses las soluciones para lentes después de su fecha de vencimiento. Los expertos dicen que esto puede afectar la salud de tus ojos.

  • No uses solución salina para almacenar lentes ni viertas limpiador de lentes en otro recipiente. Si haces esto, la solución dejará de ser estéril.

  • Si tus lentes no están diseñados para un uso prolongado, no duermas con ellos. Quítate los lentes cada vez que vayas a dormir y vuelve a ponértelos por la mañana. Además, no se recomienda usar los lentes mientras se nada en la piscina y se baña para evitar el contacto con el agua.

  • Ponte los lentes antes de maquillarte y quítalos antes de limpiar tu rostro de maquillaje.

Imagen de portada Ideas en 5 minutos
Compartir este artículo