Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo dormir correctamente con una almohada ortopédica

Cómo dormir correctamente con una almohada ortopédica

Todos sabemos que un sueño profundo y saludable es la clave para sentirse bien. Es fácil recordar esta verdad, pero no siempre es fácil ponerla en práctica. Uno de los aspectos más importantes para un buen descanso nocturno es elegir los accesorios adecuados: almohadas, mantas y ropa de cama.

Hoy, en Ideas en 5 minutos, decidimos averiguar qué es una almohada ortopédica y cuáles son sus principales beneficios. Advertencia: después de leer este artículo, probablemente ya no querrás dormir con una almohada tradicional.

Beneficios de una almohada ortopédica

El propósito de la almohada es sostener la cabeza y el cuello durante el sueño, manteniendo el cuerpo en la llamada posición neutral. Esto reduce la presión innecesaria sobre los nervios, los músculos y los discos vertebrales. Con la edad se desgastan y nos volvemos más sensibles a las condiciones de nuestro sueño. El objetivo de una almohada ortopédica es minimizar las molestias.

Las almohadas tradicionales tienen varias desventajas. Si son demasiado delgadas o gruesas, el cuello se arquea en un ángulo incómodo. Y una almohada demasiado blanda se apelmazará con facilidad y no sostendrá la cabeza y el cuello de forma estable durante el sueño.

Qué hay que tener en cuenta al comprarla

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir una almohada es su altura. Puede variar de 10 a 15 cm. La altura de la almohada depende de la persona: una persona más grande necesita una almohada más alta, mientras que una persona más pequeña necesita una más baja.

A veces puede ser difícil hacer todos estos cálculos, pero es importante conseguir una posición en la que la columna vertebral (incluido el cuello) esté paralela a la cama. La altura de la almohada también depende de la posición en la que duermes más a menudo. Por ejemplo, si estás acostumbrado a dormir con el brazo debajo de la almohada, conviene tener en cuenta este aspecto a la hora de elegir el tamaño y la forma de la misma.

Si duermes de espaldas, la almohada debe ser de altura media, pero más baja para los que les gusta dormir de lado. La almohada más delgada es adecuada para quienes les gusta dormir boca abajo. Así la cabeza y el cuello no se tensan. A las personas que prefieren esta posición se les aconseja que coloquen una almohada plana adicional debajo del estómago para mantener la posición natural de la espalda.

Consejos útiles

  • Si estás acostumbrado a dormir boca arriba, deberías considerar una almohada relativamente firme y de altura media. Para los que les gusta dormir boca abajo, las versiones más blandas son más adecuadas.
  • Es importante recordar que las almohadas ortopédicas no solo sostienen la cabeza, sino también el cuello. La almohada ocupa el espacio entre la cabeza y el cuello, permitiendo que los músculos se relajen completamente.
  • Si te gusta dormir de lado, asegúrate de que la barbilla esté recta, no hacia abajo ni hacia arriba. Si te sientes cómodo en esta posición, es probable que hayas elegido la altura y la forma adecuadas.
  • La almohada ortopédica estándar tiene dos lados: alto y bajo. Están ahí para garantizar que la persona elija una opción cómoda para sí misma. Si prefieres dormir de espaldas, deberás hacerlo en el lado bajo. Si te gusta dormir de lado, deberías preferir el lado alto.
  • Ten en cuenta que algunas almohadas se calientan más rápidamente que las tradicionales. Esto puede ser incómodo para las personas que tienden a sudar mucho. Sin embargo, una buena ventilación de la habitación resolverá este problema.
Ideas En 5 Minutos/Salud/Cómo dormir correctamente con una almohada ortopédica
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos