Cómo elegir correctamente un colchón

Algunas personas consideran que es necesario dormir en un colchón con resortes rígidos, ya que de lo contrario se pueden producir daños en la columna vertebral. Otras personas eligen artículos que repiten la forma del cuerpo para dormirse en segundos con completa comodidad. Pero todo depende de cada persona, de su peso, su edad y su estado de salud.

Ideas en 5 minutos te contará cuáles son las características a las que vale la pena prestar atención al elegir un colchón para garantizar un agradable y confortable sueño.

Tamaño

El tamaño del colchón depende del tamaño de la cama, y generalmente cumple con ciertos estándares. Los tamaños pueden variar un poco dependiendo del país.

  • Cama individual (80 × 190 cm, 80 × 200 cm y 90 × 200 cm).
  • Matrimonial (120 × 190 cm, 140 × 190 cm y 120 × 200 cm).
  • Queen sizeking size (140 × 200 cm, 160 × 200 cm, 180 × 200 cm y 200 × 200 cm).
  • Redonda (190 a 220 cm de diámetro).

Consejo: Para elegir el largo correcto del colchón, agrega de 15 a 20 cm a tu altura. Las posiciones y el comportamiento habituales durante el sueño te ayudarán a determinar el ancho: algunos duermen sin cambiar de posición, mientras que otras personas a menudo dan vueltas.

Grosor

Frecuentemente se define por el grosor de la cama; el colchón debe levantarse sobre los bordes de tal forma que al sentarse en él, los pies estén completamente sobre el suelo y los muslos y las rodillas se encuentren rectos. Esto también garantiza que puedas subir a la cama de forma más cómoda, lo que es importante para las personas mayores y/o sedentarias.

Consejo: Si adicionalmente utilizas un protector de colchón, no olvides tomar en cuenta sus medidas.

Rigidez

  • Una baja rigidez es apta para las personas con un bajo peso y para aquellos que prefieren dormir de lado. Estos colchones le proporcionan un pequeño apoyo al cuerpo, ya que ceden bajo su peso.

  • Un colchón de alta rigidez se recomienda para aquellos a quienes les gusta dormir boca abajo, para las personas con sobrepeso y para los que experimentan dolor de espalda.

  • Una rigidez media es una variante adecuada para cualquier posición al dormir. Selecciona este colchón si quieres brindarle a tu columna comodidad y un apoyo correcto independientemente de la posición en la que duermas.

Consejo: También es importante considerar las preferencias individuales, por eso es mejor recostarse de 2 a 3 minutos en diferentes posiciones en colchones de diferente rigidez para comprobar cuál es el más apto. Al comprar un colchón para una cama matrimonial, puedes elegir un modelo con diferentes zonas de rigidez.

Bloques de resorte y rellenos

Los colchones de resortes constan de sistemas de bloques de muelles helicoidales metálicos. Los fabricantes de colchones pueden ofrecer sus propias ideas tecnológicas, pero frecuentemente se utiliza alguna de las variantes más famosas.

  • En el sistema de Bonell, los bloques de resortes están conectados entre sí, formando una red sólida con ayuda de espirales superiores (resortes dependientes). Este colchón tiene una alta resistencia, pero no garantiza una distribución uniforme del peso corporal: los resortes se doblan más en el lugar de carga máxima, como en una hamaca.
  • En el bloque TFK, cada resorte individual está oculto en una funda (resortes independientes). Al mismo tiempo, los resortes están pegados en un bloque común, pero no se conectan entre sí. Gracias a esto, la carga se distribuye correctamente sobre la superficie de la cama y se proporciona un soporte de alta calidad. Por lo general, un bloque TFK consta de 256 resortes por un metro cuadrado.
  • S-1000 también es un bloque de resortes independientes, pero consta de 500 resortes por metro cuadrado, por lo que un colchón de este tipo puede soportar cargas pesadas.
  • El bloque S-2000 es una versión aún más duradera, ideal para personas con un gran peso: consta de 1000 microrresortes por metro cuadrado.

Los colchones sin resortes constan solamente de rellenos. Pueden estar hechos de materiales artificiales.

  • Espuma de poliuretano o gomaespuma. Se considera hipoalergénico y fácil de ventilar. Los diferentes tipos de espuma de poliuretano difieren por su densidad y, en consecuencia, por su capacidad de soportar la carga.
  • EcoFoam. Una variedad moderna de espuma de poliuretano: espuma elástica con una estructura celular que distribuye mejor la carga y no se deforma.
  • Espuma viscoelástica. También es una variedad de espuma de poliuretano, un material con la propiedad de “memoria”. Este colchón se adapta a la forma del cuerpo sin ejercer la inversión de presión, con lo que reduce la carga en las articulaciones y no perturba la circulación.
  • Látex artificial. Espuma de poliuretano de alta elasticidad, resistente, que recupera rápidamente su forma. Sus propiedades se asemejan al látex natural.

Los rellenos naturales son más ecológicos y tienen una larga vida útil.

  • Látex natural. No acumula polvo, soporta cargas pesadas y mantiene correctamente la columna vertebral.
  • Fibra de coco. Es transpirable y mantiene la columna vertebral de forma correcta. Se procesa con látex, lo que hace el colchón más rígido. Es resistente a la deformación y a la descomposición.
  • Bambú. Se diferencia por su alta transpirabilidad y por sus propiedades antibacterianas e hipoalergénicas.
  • Sisal. Posee propiedades ortopédicas, pero la fibra es más suave que la de coco. Para que sea más resistente, la procesan con látex.
  • Pelo de caballo. Contribuye a una rápida evaporación de la humedad y tiene una excelente transpirabilidad. El material se hace aún más resistente gracias al látex natural, lo cual lo vuelve duradero. Este tipo de colchón es cómodo para dormir, mantiene correctamente el cuerpo y adapta su forma, sin ejercer una carga innecesaria en la columna vertebral.

El colchón puede tener varios rellenos para combinar diferentes características en un solo artículo. Por ejemplo, para que un lado sea de rigidez media y el otro sea de rigidez baja.

Compartir este artículo