Cómo hacer un lavado nasal en casa

Un lavado nasal es un procedimiento que se puede hacer en casa para limpiar con cuidado los conductos nasales con una solución y eliminar la mucosidad, las impurezas y los irritantes. Puede ser útil para las personas que padecen alergias o resfriados. La clave es hacer las cosas bien, porque los errores pueden provocar lesiones e infecciones.

Ideas en 5 minutos te propone leer unas sencillas instrucciones y recomendaciones de los médicos antes de decidir hacerte un lavado de nariz en casa.

❗ A pesar de que el lavado de nariz no es un procedimiento médico, sino higiénico, hay que consultar a un médico antes de realizarlo.

Prepara la solución

Método n.º 1: vierte 500 ml de agua del grifo en una cacerola, lleva a ebullición y deja a fuego medio otros 15 minutos, luego deja enfriar a temperatura ambiente. Agrega 1 cucharadita de sal marina y una pizca de bicarbonato de sodio (opcional). Revuelve bien para disolver la sal en el agua. La solución preparada se puede verter en un recipiente hermético y almacenar en el refrigerador por no más de 24 horas.

Método n.º 2: vierte 500 ml de agua potable en un recipiente, agrega 1 cucharadita de sal marina y vuelve a calentar el líquido en el microondas durante 1 a 2 minutos. Deja enfriar. Vierte la solución preparada en un frasco de vidrio limpio con tapa hermética y guárdalo en el refrigerador por no más de 24 horas.

Método n.º 3: disuelve 1 cucharadita de sal marina en 500 ml de agua destilada. La solución resultante se puede almacenar en un recipiente hermético en el refrigerador durante un mes.

Importante: En este caso, no se puede usar agua del grifo, agua potable común o hervida. La única alternativa puede ser una solución salina preparada (solución de cloruro de sodio), que se puede comprar en una farmacia.

Elige una herramienta cómoda

En los países orientales, a menudo se utiliza un recipiente especial para hacer el lavado nasal, llamado neti pot. En las farmacias se puede comprar una versión más moderna hecha de plástico, un dispositivo especial para el lavado nasal (también llamado irrigador nasal).

Prepárate para el procedimiento

  1. Calienta la solución a temperatura ambiente. Desinfecta el instrumento de lavado nasal.

  2. Limpia tu nariz: suena tu nariz si es necesario, usa hisopos de algodón.

  3. El procedimiento es más cómodo de realizar sobre el fregadero.

Cómo hacer el lavado correctamente

  • Lávate bien las manos, vierte la solución en el instrumento de lavado nasal. Inclina la cabeza hacia un lado sobre un recipiente o sobre el fregadero.

  • Vierte la solución en una fosa nasal. Si haces todo correctamente, la solución pasará por la cavidad nasal y saldrá por la otra fosa nasal.

  • Limpia tu nariz, suénatela. No te preocupes si una pequeña cantidad de la solución se filtra por tu garganta o entra en tu boca.

  • Repite el procedimiento, vertiendo la solución en la otra fosa nasal, luego suénate la nariz nuevamente. ¡Listo!

Importante: puedes comprar una solución preparada en una botella especial en las farmacias. Cuando la uses, sigue las recomendaciones del fabricante en las instrucciones adjuntas.

Contraindicaciones

Se recomienda consultar a un médico antes del procedimiento, ya que existe una serie de contraindicaciones.

Compartir este artículo