Cómo preparar una bebida isotónica y un suero casero

La deshidratación ocurre cuando tu cuerpo pierde más líquidos de los que ha consumido, ya sea por una intensa actividad física o debido a una enfermedad. Si ocurre esto, es importante recuperar la pérdida de electrolitos ingiriendo bebidas con sales minerales.

Ideas en 5 minutos te enseña cómo hacer tú mismo una bebida isotónica o un suero oral. De esta forma, mantendrás tu cuerpo hidratado con los líquidos que necesita.

Cuándo tomar una bebida isotónica y cuándo un suero oral

  • Debes consumir bebidas isotónicas cuando realizas actividad física demandante y transpiras excesivamente.

  • Debes tomar suero oral cuando te encuentras enfermo con fiebre, o si padeces enfermedades gastrointestinales que te provocan vómitos y diarrea.

Receta para preparar una bebida isotónica

Ingredientes

  • ¼ de cucharadita de sal o bicarbonato de sodio

  • ¼ de taza de zumo de limón

  • ¼ de taza de zumo de naranja

  • 1 taza de agua de coco

  • 1 cucharada de azúcar o miel de abeja

  • 2 tazas de agua hervida fría

  • Rodajas de jengibre fresco (opcional)

  • Rodajas de naranja o limón (opcional)

Preparación

1. Corta y exprime unos 3 o 4 limones, dependiendo de su tamaño y de la concentración cítrica que desees.

2. Corta y saca el zumo de unas 3 o 4 naranjas.

3. En un recipiente de vidrio, mezcla el agua con el agua de coco. También podrías utilizar agua de menta o yerbabuena, que realza los aromas, y jugos cítricos. Añade la sal.

4. Agrega el azúcar. Podrías reemplazarla por miel de abeja o miel de agave. Lo importante es que tu bebida contenga glucosa, preferentemente natural, así podrás recuperar energía.

5. Vierte el jugo de limón.

6. Echa el zumo de naranja.

7. Puedes incorporar unas rodajas de jengibre, naranja o limón. Incluso podrías añadir unas hojas de albahaca fresca.

8. Remueve bien todos los ingredientes. Lleva a la nevera. Consúmelo durante el día, especialmente después de tu rutina de ejercicios.

Receta para preparar un suero oral

Ingredientes

  • ¼ de cucharadita de sal

  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio

  • 2 cucharadas de azúcar

  • 1 taza de jugo de limón

  • 2 tazas de agua hervida fría

Preparación

  1. Corta unos 8 o 9 limones, dependiendo de su tamaño.
  2. Exprímelos. Lo ideal es que el zumo de limón sea fresco y natural.

3. Añade la sal y el bicarbonato de sodio al recipiente con agua hervida. Estos componentes ayudan a que el líquido obtenga un pH más alto, lo que facilita la retención de líquidos y elimina toxinas.

4. Agrega el azúcar. Podrías reemplazarla por miel de abeja.

5. Vierte el jugo de limón.

6. Mezcla bien todos los ingredientes. Guárdalo en la nevera. Tómalo durante el día. Te ayudará a recuperar los electrolitos perdidos.

Compartir este artículo