Cómo sentarse frente a la computadora

Si trabajas muchas horas frente a una computadora y sientes que podrías hacer más por la ergonomía de tu oficina, has venido al lugar correcto. Cuando te sientas en un escritorio, es importante hacerlo correctamente para prevenir efectos adversos, como estrés espinal, esguinces y otros problemas de salud.

Ideas en 5 minutos preparó esta guía breve pero útil para ayudarte a sentarte cómodamente frente a tu computadora y evitar los dolores relacionados con una mala postura.

1. Busca un ángulo de visión y una distancia a la pantalla adecuados

Colocar el monitor de la computadora de manera incorrecta puede obligarte a sentarte en posiciones extrañas que pueden provocar diferentes efectos adversos, como dolor de cuello, fatiga visual y dolores de cabeza, entre otros. Por lo tanto, cuando trabajes frente a una pantalla, haz lo siguiente:

  • Elige un ángulo de visión apropiado colocando el monitor a unos 15 grados por debajo de la línea horizontal imaginaria al nivel de tus ojos y el centro de la pantalla. Esto proporcionará una zona visual de 30 grados.
  • Garantiza la comodidad visual manteniendo entre 40 y 60 cm de distancia de visualización o la distancia de un brazo. Si no puedes ver las imágenes con claridad, es mejor aumentar el tamaño de la fuente en lugar de optar por un rango más corto.

2. Asegúrate de que tu espalda esté recta

Siéntate erguido, asegurándote de que la parte superior de la espalda esté recta y la inferior apoyada contra el respaldo de la silla. Si es necesario, coloca una almohada extra para brindar apoyo. De esta forma, evitarás el dolor lumbar y otros efectos negativos.

💡 Toma descansos cortos con regularidad para relajar los músculos y evita sentarte en la misma posición durante períodos prolongados.

3. Mantén los brazos doblados

Dobla los brazos en un ángulo de 90 grados, con los codos pegados al cuerpo y en posición de reposo. Esto evitará que tengas que extender los brazos hacia adelante, lo que puede provocar dolor en los hombros y la parte superior de la espalda. También es aconsejable mantener el teclado recto frente a ti y dejar un espacio de 10 a 15 cm en la parte frontal del escritorio para descansar las muñecas.

Al mismo tiempo, asegúrate de que el mouse esté cerca de ti y mantén la muñeca recta mientras lo usas. Puede ser una buena idea moverlo hacia el otro lado para que puedas cambiar de mano de vez en cuando.

4. No te olvides de tus piernas y pies

Siéntate con las piernas en un ángulo de 90 grados con respecto a tu cuerpo, con los pies apoyados en el suelo. Si tu silla es demasiado alta, puede ser necesario usar un reposapiés o cualquier otro elemento que te permita lograr ese ángulo. Además, asegúrate de dejar suficiente espacio debajo de tu escritorio para tus muslos, rodillas y pies.

Evita cruzar las piernas mientras estás sentado, ya que esto puede resultar en una mala circulación sanguínea.

Compartir este artículo