Cómo usar los baños públicos de manera segura

Los baños públicos siempre han sido un motivo de preocupación a la hora de utilizarlos. El hecho de que sean abiertos a todos hace que el espacio sea más propenso a tener gérmenes acechando en la mayoría de las superficies.

Por eso, Ideas en 5 minutos te trae algunos consejos sobre cómo mantenerte a salvo de las cosas desagradables que habitan en estos baños.

1. Mantén tus manos cubiertas para no tocar ninguna superficie

Como se mencionó anteriormente, casi todas las superficies de un baño público están llenas de gérmenes, por lo que antes de tocar cualquier cosa, lo mejor será que cubras tus manos con toallitas y pañuelos para evitar el contacto directo con las superficies. Puedes llevar toallitas en tu bolsillo o bolso, en caso de que el baño no tenga papel disponible.

2. Mantén distancia estando dentro del baño

En el baño, es aconsejable mantenerse a 1,8 m de distancia de otras personas. Y si el lugar es pequeño, con solo unos pocos puestos, asegúrate de ser el único que lo use en un momento en particular.

3. Protégete de los olores cubriéndote la cara

Si hay un ambientador disponible en el baño, aprovéchalo al máximo. De lo contrario, cúbrete la nariz con el brazo, la manga o una bufanda si llevas una.

4. Elige el baño correcto

Por lo general, la gente elige el puesto del medio porque está en el centro, pero el primero es siempre el más limpio, porque no muchos escogen usarlo. Investigadores también encontraron que si el puesto del medio está ocupado, los hombres usan el que está más cerca de la puerta, mientras que las mujeres van al que está más lejos.

Otro punto para tener en cuenta es que solo porque los puestos más alejados no se usen con frecuencia, no significa que también se limpien periódicamente. Por lo tanto, evita usarlos también.

5. Evalúa el asiento del inodoro antes de usarlo

Verifica el aspecto del asiento del inodoro antes de sentarte en él. Presta atención a cualquier tipo de líquido o decoloración. Si hay algo, toma un poco de papel higiénico y limpia el asiento. Asegúrate de no tocarlo con las manos. Si no hay fundas disponibles, coloca un poco de papel de baño nuevo sobre la superficie del asiento antes de sentarte.

* Se recomienda no ponerse en cuclillas ni sostenerse en el aire sobre el asiento del inodoro, ya que eso puede tensar los músculos pélvicos, lo que hará que la vejiga no se vacíe correctamente.

6. Descarga el agua del inodoro con precaución

Algunos baños públicos tienen descargas automáticas instaladas. Pero si vas a uno con descarga manual, usa papel higiénico para tocar el asa o el botón y tíralo al inodoro cuando el agua comience a descargarse. Si el baño está muy sucio, puedes usar tu pie para tirar de la cadena con el zapato.

* Asegúrate de tomar un poco de papel higiénico nuevo para tocar la manija de la puerta al salir del compartimento del baño.

7. Lávate las manos correctamente

Lávate con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no hay jabón disponible, usa desinfectante para manos. Ten siempre un producto de estos para manos encima.

Sécate inmediatamente después de terminar de lavarte, ya que los gérmenes pueden transferirse fácilmente a las manos mojadas. También se recomienda usar toallas de papel en lugar de un secador de aire.

8. Sal del baño de forma segura

Cuando termines de secarte las manos, no tires la toalla de papel todavía. Úsala para sostener la manija de la puerta y luego salir del baño.

Compartir este artículo