Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

De qué depende el olor del sudor y si es posible controlarlo

Todas las personas sudan y es perfectamente normal. La sudoración es un proceso natural del cuerpo, pero a veces es demasiado abundante y ocasionalmente va acompañada de un olor desagradable. En esos momentos, uno puede sentirse avergonzado e incómodo.

Con Ideas en 5 minutos, descubrirás de qué depende el olor del sudor y si se puede controlar.

Qué es el sudor

El sudor es un líquido claro y salado producido por nuestras glándulas. La sudoración ayuda al cuerpo a enfriarse. Cuando la temperatura del cuerpo aumenta, el sistema nervioso activa automáticamente las glándulas sudoríparas. Las axilas, los pies y las palmas de las manos son las que más sudan.

El propio sudor es inodoro. Pero cuando sale a la superficie de la piel y se mezcla con las bacterias, aparece el olor. Pero no son las propias bacterias las que huelen. Estas descomponen ciertas proteínas del sudor en ácidos y el olor es un subproducto del dicho proceso. Nuestro olor corporal también depende del tipo de glándulas sudoríparas. En el organismo hay:

  • glándulas ecrinas;
  • glándulas apocrinas.

Glándulas ecrinas

Las glándulas ecrinas son glándulas espirales situadas en todo el cuerpo, en la capa inferior de la piel.

Las glándulas ecrinas secretan sudor hacia la superficie de la piel a través de conductos. Luego, el sudor se evapora, refrescando la piel y regulando así la temperatura corporal. El sudor producido por las glándulas ecrinas está compuesto principalmente por sales y otros electrolitos. No contiene grasas ni otros compuestos que puedan producir olor al ser descompuestos por las bacterias.

Glándulas apocrinas

El sudor, producido por las glándulas apocrinas, es el responsable más frecuente del olor corporal. Contiene grandes cantidades de grasas y otros compuestos que huelen al ser descompuestos por las bacterias.

Las glándulas apocrinas no se encargan de enfriar el cuerpo como las glándulas ecrinas. Estas glándulas desembocan en el folículo piloso, no en el conducto.

Las glándulas apocrinas segregan sudor cuando la temperatura del cuerpo aumenta o durante el estrés. Se encuentran en determinadas zonas:

Es por eso que el olor corporal se produce sobre todo en las axilas y en la zona de la ingle, pero no en la frente. Las glándulas apocrinas solo se activan tras el inicio de la pubertad. Durante este periodo comienzan a segregar sudor. Por lo tanto, los niños pequeños no tienen un olor corporal desagradable incluso cuando sudan mucho.

Puede haber varias razones para el olor intenso en los adultos. Algunas causas son enfermedades, cambios hormonales, medicamentos, aditivos o alimentos.

Por lo general, los hombres tienen más vello corporal y en consecuencia, más glándulas apocrinas. Por lo tanto, el mal olor del sudor puede ser más fuerte en los hombres.

Enfermedades que afectan el olor del sudor

Ciertas afecciones del organismo pueden provocar cambios en el olor corporal:

Los cambios en el olor corporal pueden indicar una cetoacidosis diabética. Los niveles elevados de cetonas hacen que la sangre se vuelva ácida y que el olor corporal sea afrutado. En caso de padecer una enfermedad hepática o renal, el cuerpo puede desprender un olor a blanqueador. Esto se debe a la acumulación de toxinas en el cuerpo.

Hormonas y olor corporal

Los cambios hormonales también pueden provocar cambios en el olor corporal.

  • Por ejemplo, las fluctuaciones hormonales durante la menopausia suelen contribuir a una sudoración excesiva, lo que puede hacer que una mujer huela de forma diferente a la habitual.
  • El olor corporal también cambia durante la ovulación. Esto sucede para atraer a una pareja.

Alimentos que provocan mal olor corporal

Los alimentos que comemos afectan a nuestra forma de oler. Por ejemplo, algunos de ellos pueden causar un olor desagradable. Entre ellos se encuentran:

  • cebolla;
  • ajo;
  • col;
  • brócoli;
  • coliflor;
  • carne roja;
  • glutamato monosódico (GMS);
  • cafeína;
  • especias, como el curri o el comino;
  • salsa picante u otra comida picante.

Eliminar estos alimentos por completo o comer menos cantidad puede ayudar a mejorar el olor corporal.

Cómo controlar el olor del sudor

Siguiendo las siguientes recomendaciones, se puede reducir el mal olor del sudor.

  • Cumplir con la higiene personal
  • Eliminar el vello de las axilas
  • No usar ropa sucia
  • Dar preferencia a la ropa suelta y a la ropa interior de algodón
  • Utilizar un antitranspirante tópico que devuelva el sudor a las glándulas sudoríparas. Esto incluye los antitranspirantes de venta libre y con receta.
  • Eliminar de la dieta los alimentos que provocan el mal olor del sudor
  • Tratar de reducir los niveles de estrés

Cómo deshacerse del mal olor del sudor de forma casera

  • Bicarbonato de sodio. Mezclar agua y bicarbonato de sodio hasta que se haga una pasta. Aplicar la misma resultante en las axilas y dejarla secar. El bicarbonato de sodio equilibra el ácido de la piel y reduce el olor.
  • Té verde. Sumergir las bolsitas de té verde en agua caliente. Aplicarlas en las axilas durante unos minutos cada día. El té verde puede ayudar a bloquear los poros y reducir la sudoración.
  • Vinagre de manzana. Mezclar el vinagre de manzana con un poco de agua. Verter el líquido resultante en un pulverizador y rociarlo en las axilas. El ácido del vinagre ayudará a matar las bacterias.
  • Zumo de limón. Mezclar el zumo de limón y el agua y luego verter este líquido en un pulverizador y rociar la zona de las axilas. El ácido cítrico también mata las bacterias.

¡Importante! Asegúrate de que no ser alérgico a estos productos antes de utilizarlos.

Ideas En 5 Minutos/Salud/De qué depende el olor del sudor y si es posible controlarlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos