Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Qué le pasa a nuestro organismo si aguantamos las ganas de ir al baño

Qué le pasa a nuestro organismo si aguantamos las ganas de ir al baño

Seguramente todo el mundo se ha encontrado en una situación en la que realmente quiere ir al baño, pero no puede. Existe la opinión de que no se debe aguantar demasiado para ir al excusado, ya que esto puede ser muy peligroso para la salud. Averigüemos si es cierto.

En Ideas en 5 minutos te contaremos lo que ocurre si aguantas y no vas al baño durante mucho tiempo.

Cómo debería ser una defecación normal

Todos tenemos que ir al baño a defecar. Se trata de un proceso biológico vital durante el cual el organismo se deshace de bacterias, fibra, agua y materia vegetal no digerible.

El proceso de defecación varía de una persona a otra. Algunas van al baño varias veces al día; otras, una vez cada pocos días. Las defecaciones normales son entre 3 veces al día y una vez cada 3 días. Si estás dentro de este rango y te sientes en buen estado, tus movimientos intestinales están bien.

A veces no puedes ir cuando quieres y tienes que aguantarlo. Esto no suele causar ningún daño a tu cuerpo. Pero si lo conviertes en un hábito, puede provocar problemas de salud.

Qué pasa si no vas al baño durante mucho tiempo

  • Heces duras. Cuanto más tiempo permanezcan las heces en el recto, más agua absorberá el intestino. Entonces estas se volverán duras, lo que puede dificultar la defecación.
  • Puede provocar lesiones en el recto. Las heces duras pueden provocar fisuras. Esto puede causar dolor y sangrado. Tales fisuras no se curan rápidamente.
  • Pérdida de sensibilidad. En algunos casos, la retención de heces puede provocar una pérdida de sensibilidad. Con el tiempo, los músculos del recto se estiran, lo que hace que disminuya la sensación de que ha llegado el momento de evacuar la materia fecal. Si esto ocurre, puede ser difícil para la persona saber cuándo es el momento de ir al baño.
  • Estreñimiento. La pérdida de sensibilidad, a su vez, puede provocar estreñimiento, que deberá ser tratado por un médico. Sin embargo, los expertos afirman que esto no ocurre debido a la retención intermitente de heces en un adulto sano.

Con qué frecuencia tenemos que orinar

Seguramente muchas personas se han preguntado con qué frecuencia deben orinar. No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. La mayoría va al baño unas 6 a 7 veces al día. Es normal orinar entre 4 y 10 veces en 24 horas, siempre que la frecuencia no afecte a tu calidad de vida de ninguna manera.

Los siguientes factores influyen en el número de veces que hay que orinar al día:

  • La edad. Las personas mayores pueden orinar con más frecuencia.
  • El tamaño de tu vejiga.
  • Ciertas afecciones como la diabetes y las infecciones urinarias.
  • La cantidad de líquidos que se bebe.
  • Tipos de líquido. Por ejemplo, la cafeína puede aumentar la producción de orina.
  • Medicamentos y suplementos. Por ejemplo, los diuréticos pueden provocar micciones frecuentes.

La vejiga de un adulto puede contener unos dos vasos de líquido. Cuando está llena, sentimos la necesidad de orinar. Sin embargo, a veces simplemente no es posible ir al baño. Los especialistas advierten que la retención de orina regular puede tener efectos adversos en el organismo.

Consecuencias de la retención de orina

  • Molestia y dolor. Si ignoras constantemente las ganas de orinar, puedes empezar a sentir molestias e incluso dolor en la vejiga o los riñones.
  • Dolor al orinar. Si aguantaste ir al baño durante mucho tiempo, puede ser bastante doloroso orinar después.
  • Calambres. Si no has orinado durante mucho tiempo, los músculos pueden permanecer parcialmente contraídos incluso después de que la orina haya salido. Esto puede causar calambres pélvicos.
  • Infecciones. Retener la orina durante demasiado tiempo puede hacer que las bacterias se multipliquen. Esto, a su vez, puede provocar una infección del tracto urinario (IVU).
  • Estiramiento de la vejiga. Las retenciones de orina regulares pueden provocar una distensión de la vejiga. Esta afección es peligrosa si el órgano no puede contraerse y expulsar la orina con normalidad.
  • Daños en los músculos del suelo pélvico. Las retenciones de orina frecuentes pueden dañar los músculos del suelo pélvico y provocar incontinencia urinaria.
  • Cálculos renales. La retención de orina puede provocar la formación de cálculos renales en algunas personas. El tema es que este líquido, a veces, contiene minerales como el ácido úrico y el oxalato de calcio, los cuales provocan tales cálculos.
Ideas En 5 Minutos/Salud/Qué le pasa a nuestro organismo si aguantamos las ganas de ir al baño
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos