Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Qué tipo de empastes dentales existen

Los rellenos o empastes dentales son materiales que se utilizan para reparar y restaurar los dientes. Con frecuencia, los empastes se usan para rellenar una cavidad dentro del diente que el dentista removió debido a las caries. Pero también pueden utilizarse para reconstruir dientes agrietados, rotos o desgastados (por ejemplo, debido al rechinido de los dientes al dormir).

En Ideas en 5 minutos te contaremos acerca de los tipos de empastes dentales y las etapas de su colocación, y analizará las ventajas y desventajas de cada material.

❗La información en este artículo es de carácter informativo. Para un diagnóstico de caries y la elección del empaste dental apropiado se recomienda acudir a una consulta con el dentista.

1. Empaste de oro

El oro se ha utilizado en la odontología por más de mil años. Esto se debe principalmente a su resistencia y durabilidad. Los empastes modernos de oro se componen de una aleación de oro, cobre y otros metales. Son mucho menos comunes que otros tipos de empastes, debido a lo cual pueden surgir complicaciones en la búsqueda de un dentista que trabaje con este material.

Ventajas:

Durabilidad (sirven de 10 a 15 años o más).
➕ Resistencia (soporta una fuerte presión en los molares).
➕ El material no es vulnerable a la corrosión.
➕ Algunos pacientes consideran que los empastes de oro tienen una apariencia agradable.

Desventajas:

➖ Los empastes de oro cuestan más que los empastes de otros materiales. Por ejemplo, en comparación con las amalgamas, su precio puede ser hasta 10 veces mayor.
➖ Para una correcta colocación de un empaste de oro se requieren al menos dos visitas con el dentista.
➖ A muchos pacientes no les gusta el color dorado y la tonalidad metálica del empaste. Prefieren materiales cuyas tonalidades se asemejan más al color natural de los dientes.
➖ En algunos casos es posible un efecto secundario: choque galvánico. Este surge si se coloca un empaste de oro al lado de un empaste de amalgama. La interacción entre los metales y la saliva puede provocar una corriente eléctrica y provocar un dolor agudo.

2. Empaste de amalgama

La amalgama es una aleación de mercurio, plata, cobre, estaño y zinc. Un empaste de este material tiene un color plateado y tonalidad metálica. Debido a su resistencia, durabilidad y bajo costo se ha utilizado en la odontología durante varias generaciones.

Ventajas:

Durabilidad (duran al menos de 10 a 15 años).
Resistencia (soportan una fuerte presión en los molares).
Cuestan más barato que los demás empastes populares en odontología.
El color plateado del empaste se ve más natural que el de oro.

Desventajas:

➖ Puede darle una tonalidad plateada al tejido dental circundante.
➖ Para colocar este empaste se necesita liberar más espacio. Debido a esto, frecuentemente se tiene que remover partes sanas del diente.
➖ El material del relleno puede expandirse y encogerse bajo los efectos de los líquidos calientes y fríos. En ocasiones esto provoca grietas y astillas en los dientes. En ellos pueden entrar restos de comida y comenzar a reproducirse bacterias, lo cual puede conducir a la formación de nuevas caries.
➖ Los empastes “plateados” no coinciden con el color natural de los dientes, por eso muchos pacientes los consideran poco estéticos.
➖ Aproximadamente el 1% de las personas son alérgicas al mercurio que se encuentra en los empastes de amalgama.
➖ Los empastes de amalgama no se recomiendan colocar en niños menores de 6 años, personas con enfermedades neurológicas y función renal alterada, así como a mujeres embarazadas y lactantes. Esto está relacionado con la preocupación debido a la seguridad del material para las personas de los grupos de riesgo.

3. Empaste de porcelana

Los empastes de cerámica son un revestimiento que cierra una cavidad dental. Por lo general se elaboran de porcelana.

Ventajas:

➕ Durabilidad (sirven más de 15 años).
➕ Son más resistentes a las manchas en comparación con los materiales compuestos.
➕ Se ven mas estéticos y son más similares al tono natural de los dientes.
➕ Son resistentes a la abrasión.

Desventajas:
➖ Alto precio, comparable con el costo de un empaste de oro.
➖ Demasiado frágil. Para aumentar su resistencia, los empastes se suelen hacer de un gran tamaño. Naturalmente, se necesitará más espacio, y debido a esto se tienen que eliminar partes sanas del diente.

4. Empastes compuestos

Los empastes compuestos se consideran los más populares debido a la posibilidad de elegir un tono más cercano al natural. Se elaboran de resina y materiales polímeros y también se llaman “fotopolimerizables” debido a la peculiaridad del proceso durante su colocación. El proceso se ve así: el compuesto se coloca en la cavidad bucal en un estado suave, posteriormente dirigen a él una lámpara especial y después de esto el material se endurece bajo la influencia de una luz azul brillante.

Ventajas:

➕ Se ven estéticos. Es posible elegir una tonalidad cercana al color natural del esmalte. Esto hace que los empastes compuestos sean aptos para usar en los dientes delanteros.
➕ La preparación del diente para este empaste requiere retirar una menor cantidad de tejido dental, en comparación con la colocación de un empaste de amalgama o porcelana.
➕ El empaste compuesto se “adhiere” a la superficie del diente y le brinda una defensa adicional.
➕ Es adecuado para restaurar dientes astillados, rotos o desgastados.

Desventajas:

➖ Pueden costar dos veces más que los empastes de amalgama.
➖ Se desgastan antes que los empastes de amalgama, oro y porcelana. Por lo general, se deben cambiar de 5 a 10 años.
➖ Los empastes compuestos se aplican en capas, por eso su colocación toma más tiempo.
➖ Dependiendo de la ubicación, los empastes compuestos pueden provocar astillamiento en los dientes.

5. Empastes ionómeros

Los empastes ionómeros se elaboran de acrílico y de un tipo especial de fibra de vidrio. Con frecuencia se utilizan para curar las caries en niños y empastar los dientes por debajo de la línea de las encías. Además, estos empastes son populares por ser temporales. Por ejemplo, se colocan cuando se necesita un descanso entre las etapas de un tratamiento de un conducto o urgencias dentales.

Ventajas:

Liberan flúor, el cual ayuda a proteger los dientes de un mayor deterioro.
Son adecuados para empastar los dientes de leche.

Desventajas:

➖ Son más débiles que los empastes compuestos y son propensos a desgastarse y agrietarse.
Sirven menos de 5 años y su costo es similar al empaste compuesto.
No se asemejan al color natural de los dientes de la misma forma que los empastes compuestos.

6. Empastes compómeros

Los empastes compómeros son un híbrido de dos materiales: compuestos dentales y cemento ionómero de vidrio. Se desarrollaron en un intento por unir las ventajas de dos tipos de empastes: el atractivo estético de los compuestos y la capacidad de liberación de flúor de los ionómeros. Como resultado, se obtuvo un empaste combinado que se coloca de la misma forma que un empaste compuesto, con ayuda de un mecanismo de fotopolimerización.

Ventajas:

Se ven estéticos. Se puede elegir una tonalidad cercana al color natural del esmalte y colocar estos empastes en los dientes delanteros.
Liberan flúor, el cual ayuda a proteger los dientes de un mayor deterioro.
Más duraderos y resistentes que los empastes ionómeros.

Desvetajas:

➖ Menos fuertes y resistentes que los empastes compuestos, por eso no son adecuados para grandes restauraciones dentales.
Sirven de 2 a 4 años, aproximadamente.

Etapas para la colocación de empastes

Por lo general, la colocación de un empaste incluye los siguientes pasos:

  1. Aplicación de anestesia local para adormecer la zona alrededor del diente a empastar.
  2. Eliminación de la parte del diente destruida por las caries.
  3. Preparación de la cavidad dental para aplicar el empaste. Si la caries se encuentra cerca de la raíz del diente, el dentista puede colocar un inserto de ionómero de vidrio, resina compuesta u otro material para proteger el nervio.
  4. Colocación del empaste. En el caso de los materiales compuestos se aplica en capas, cada una de ellas se endurece bajo los efectos de una lámpara especial de color azul brillante.
  5. Se le da la forma deseada al material.
  6. Se pule el empaste.

Con el paso del tiempo puede ser necesario sustituir un empaste. Por lo general, esto sucede debido a su desgaste, cuando la constante presión de la masticación, rechinamiento o reducción del espacio dental provoca la aparición de astillas o grietas en el empaste. Además, si el sellado entre el esmalte dental y el empaste no es el correcto, partículas de comida y bacterias pueden entrar bajo el empaste y provocar caries. En tal caso se requiere tratarlas. Finalmente, la colocación de un nuevo empaste o caries puede ser demasiado grande. Y el tejido dental puede no ser suficiente para soportar un empaste de reemplazo y el dentista puede sugerir la colocación de una corona.

Ideas En 5 Minutos/Salud/Qué tipo de empastes dentales existen
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos