Qué tipos de tejidos existen en el cuerpo humano

Los científicos aún no pueden nombrar el número exacto de células en el cuerpo humano; los datos aproximados fluctúan entre 30 y 40 billones. Sin embargo, los expertos han aprendido durante mucho tiempo a subdividir toda la diversidad celular en tejidos, combinando células que son similares en estructura, origen y funciones.

Ideas en 5 minutos contará qué tejidos componen el cuerpo humano y explicará para qué los necesitamos.

En total, hay 4 tipos principales de tejidos en el cuerpo humano: epitelial, conectivo, muscular y nervioso. Cada uno de ellos tiene su propia estructura y realiza funciones determinadas en el organismo.

Tejido epitelial

El tejido epitelial cubre la superficie del cuerpo humano, recubre las membranas mucosas de los órganos internos, forma la membrana interna de los vasos sanguíneos, conductos, cavidades corporales (sistema tegumentario) y también las glándulas del cuerpo (epitelio glandular).

El tejido epitelial es nuestra piel, membranas mucosas de la boca, cavidad nasal, tracto digestivo, etc.

Características del tejido epitelial:

  • Consiste en capas de células muy adyacentes entre sí y prácticamente no contiene sustancia intercelular.
  • No hay vasos en el tejido epitelial; recibe nutrición del tejido conectivo adyacente.
  • Los tejidos epiteliales son muy sensibles y tienen su propia inervación.
  • El tejido epitelial tiene una alta tasa de división celular, lo que le permite regenerarse y renovarse constantemente, reemplazando las células muertas o dañadas por otras nuevas.
  • El tejido epitelial tiene la propiedad de polaridad. Esto significa que una estructura es característica para las células ubicadas más cerca de la superficie del cuerpo, como la cavidad del órgano y el conducto de la glándula, y otra estructura es característica para las células ubicadas más profundamente.

Funciones del tejido epitelial:

  • La protección es una de las funciones más importantes del tejido epitelial. El epitelio cubre nuestro cuerpo y protege las células subyacentes de la desecación, el daño y las toxinas.
  • El tejido epitelial también realiza una función de intercambio. Algunas células del tejido epitelial (por ejemplo, el epitelio intestinal) pueden absorber agua y nutrientes, dirigiéndolos hacia el interior del cuerpo. Además, la filtración se produce a través del epitelio, y los productos metabólicos se eliminan del cuerpo.
  • El epitelio glandular es responsable de la función secretora del cuerpo. Las glándulas de secreción externa, interna y mixta formadas por este secretan hormonas, enzimas y otras sustancias que se encargan de muchas funciones en el organismo.
  • Algunas células del tejido epitelial también realizan una función receptora. Son capaces de reconocer información sensorial y convertirla en impulsos nerviosos. Y las células epiteliales de la mucosa nasal, que tienen cilios especiales, nos permiten oler.

Tejido conectivo

Por el nombre se puede entender que este tipo de tejido proporciona la conexión de tejidos y órganos en el cuerpo y la distribución de nutrientes entre ellos.

El tejido conectivo forma nuestros huesos, cartílagos y capas grasas. Como tejido conectivo pueden considerarse la sangre y la linfa.

Características del tejido conectivo:

  • A diferencia del tejido epitelial, cuyas células están en estrecho contacto entre sí, las del tejido conectivo se dispersan en una sustancia llamada matriz.
  • Los diferentes tipos de tejido conectivo pueden ser significativamente diferentes entre sí, pero por lo general cada uno de ellos tiene 3 componentes principales: células, una gran cantidad de la sustancia básica y fibras proteicas. El material base puede ser líquido o sólido, como es el caso de los huesos.
  • Todos los tipos de tejido conectivo, excepto el cartílago, contienen una gran cantidad de vasos sanguíneos. Un buen suministro de sangre facilita el transporte de nutrientes, oxígeno, agua y la eliminación de desechos.

Funciones del tejido conectivo:

  • Proporciona comunicación entre varios tejidos y órganos del cuerpo, así como la protección de los órganos internos.
  • Los tejidos conectivos sólidos, como los huesos y el cartílago, forman el esqueleto del cuerpo y brindan soporte a los órganos internos.
  • Los linfocitos y leucocitos (que también son células del tejido conectivo) realizan una función protectora, protegiendo al cuerpo de diversas infecciones.
  • La sangre participa en la nutrición del cuerpo, transportando oxígeno, agua y nutrientes a otras células y tejidos.
  • El tejido adiposo ubicado debajo de la piel es capaz de acumular energía y participar en el aislamiento térmico del cuerpo.

Tejido muscular

El tejido muscular es un tejido blando que, junto con los tendones (tejido conectivo), forma la base del sistema muscular humano y participa en el movimiento de nuestro cuerpo.

El tejido muscular forma la musculatura de nuestro cuerpo (músculos de la cara, tronco y extremidades). El músculo cardíaco también está formado por tejido muscular. Además, este último recubre los órganos de los sistemas digestivo, respiratorio y reproductivo.

Características del tejido muscular:

  • El tejido muscular está formado por células que pueden contraerse.
  • Reacciona fácilmente a los estímulos, es decir, se estimula.
  • El tejido muscular se caracteriza por su elasticidad y extensibilidad, que le permiten cambiar de forma sin romperse y volver a su estado anterior.
  • Hay 3 tipos de tejido muscular: liso, esquelético y cardíaco. Los músculos esqueléticos son los responsables del movimiento de nuestro cuerpo. Cardíaco: contrae el corazón, bombeando sangre a través de él. Los músculos lisos forman órganos como el estómago y la vejiga, y les permiten realizar sus funciones.

Funciones del tejido muscular:

  • Los músculos son los responsables del movimiento del cuerpo y su mantención en una posición u otra.
  • Los músculos esqueléticos brindan estabilidad a las articulaciones y sostienen los órganos del cuerpo.
  • Al liberar calor, los músculos ayudan a mantener la temperatura corporal.
  • El músculo cardíaco es la principal “bomba” del organismo, que suministra sangre a todo el cuerpo.
  • Los músculos lisos son responsables del movimiento de los alimentos a través del sistema digestivo.
  • Los músculos lisos participan en la regulación de la presión arterial al alterar la resistencia vascular sistémica.

Tejido nervioso

El tejido nervioso es el que forma el sistema nervioso humano. Gracias a él, el cuerpo proporciona control sobre el organismo y comunicación entre sus partes.

Los ganglios nerviosos, así como el cerebro y la médula espinal, están compuestos de tejido nervioso.

Características del tejido nervioso:

  • El componente principal del tejido nervioso son las neuronas, que son capaces de percibir ciertos estímulos, generar impulsos nerviosos y enviar señales a diferentes partes del cuerpo.
  • Las células especializadas llamadas gliales actúan como soporte de las células nerviosas.

Funciones del tejido nervioso:

  • Las neuronas del tejido nervioso transmiten impulsos de los sentidos al sistema nervioso central, lo que nos permite sentir el mundo que nos rodea.
  • Asegura la coordinada actividad de todos los sistemas de órganos.
  • Controla todos los movimientos corporales.
  • Permite que el cuerpo responda activamente a los cambios en el entorno externo.
  • Participa en los procesos de excitación y relajación: realiza un papel importante en el proceso de digestión, provoca la dilatación de las pupilas, el aumento de la sudoración y afecta a la frecuencia cardíaca.
Compartir este artículo