Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo usar una almohada de viaje

Las almohadas de viaje no solo se han vuelto populares entre las personas a quienes les encanta acampar al aire libre. Actualmente, en los aviones puedes ver a los pasajeros usándolas en su cuello, pero también pueden serte útiles si has decidido tomar una siesta en el automóvil o mientras estás sentado en un sillón frente a la tele.

Ideas en 5 minutos te dará pistas de cómo usar las almohadas de viaje dependiendo de en qué posición estés y dónde quieras descansar.

Tipos de almohadas de viaje

Si tienes que elegir tu almohada de viaje, entonces presta atención a las siguientes características:

  • Propósito. Además de las almohadas que se sujetan al cuello, existen modelos que fijan la cabeza o todo el cuerpo: desde la cintura hasta la cabeza y en una determinada posición.
  • Forma. Además de las almohadas en forma de letras “C” y “N”, existen muchos otros diseños elaborados para las necesidades específicas de una persona o relacionados con determinadas funciones del artículo en sí. Por ejemplo, existe una almohada plana que se parece a una bufanda, dado que crea un marco que fija la posición del cuello y la barbilla, permitiéndote dormir cómodamente con la cabeza inclinada hacia un lado. O la almohada en forma de “J”, que está diseñada para sostener la cabeza, el cuello y la barbilla al mismo tiempo.
  • Materiales y presencia de una funda. Estas características influyen en qué tan bien y cuánto tiempo la almohada conserva la forma necesaria, así como si puede lavarse a máquina o solo en seco. Es más cómodo lavar o limpiar una almohada entera. Si esto no es posible, entonces una funda removible te ayudará. Cómo opción, puedes coserla con tus propias manos de un material adecuado y agradable al tacto (por ejemplo, forro polar o pana).
  • Relleno. Puedes determinar las capacidades de la almohada. Por ejemplo, el relleno de memory foam se ajusta a tu cuerpo para ayudarte a relajarte.

Consejo: si necesitas una almohada que ocupe un mínimo de espacio, debes prestar atención a los modelos inflables. Estos no les convendrán a todos para dormir mucho tiempo, pero ayudarán durante vuelos cortos.

Es poco probable que las almohadas inflables de forma rectangular sean adecuadas para dormir en vehículos, pero puedes recargarte en ellas si decides tomar una siesta en posición horizontal.

✅ Consejo: si tienes la oportunidad de probar la almohada antes de comprarla, entonces aprovéchala y simula las situaciones en las que piensas utilizarla. Por ejemplo, coloca una silla de modo que su respaldo se recargue en una pared, pon la almohada en tu cuello y siéntate en ella: ¿te sientes lo suficientemente cómodo con esta cuando hay una base sólida en la espalda en la cual tu cuerpo está recargado?

Cómo usar una almohada de viaje correctamente

La mayoría de las personas se colocan una almohada en el cuello para brindar apoyo a la parte trasera. Pero en la práctica, resulta que la cabeza se inclina hacia abajo en donde no hay apoyo. Como resultado, aparece una incomodidad notable e incluso dolor en la espalda y el cuello. No es fácil dormir o simplemente relajarse en tal posición.

Será mucho más cómodo si simplemente pones la almohada de modo que brinde apoyo a la parte delantera del cuello y, al mismo tiempo, no permita que la cabeza se incline hacia abajo. El respaldo del asiento sostendrá el cuello y la cabeza a la vez.

Si estás más acostumbrado a dormirte de lado, pon la almohada sobre el brazo de modo que su volumen quede sobre tu hombro. Es muy cómodo dormir si estás sentado junto a la ventana, lo que proporciona un apoyo para la almohada, de modo que quede fija y no se deslice bajo el peso de tu cabeza.

A lo mejor estás acostumbrado a dormir bocabajo, por lo que te resulta más cómodo poner una almohada en la mesita que está frente a ti, para que luego puedas bajar las manos y la cabeza sobre ella. En este caso, un modelo en forma de “N” podría convenir, en particular si tiene bordes ligeramente alargados. Entonces, la frente y las mejillas estarán sobre la almohada, y la cara se encontrará en el espacio entre los bordes.

Consejo: el diseño de algunas almohadas permite ajustarlas al cinturón de seguridad, mientras que otras pueden ser sujetadas al asiento delantero o trasero. Y para comodidad adicional de la espalda en la región lumbar durante los viajes largos, un cojín lumbar ayudará a mantener la columna vertebral en una posición natural.

Bono: convierte la almohada de viaje en otro bolso de equipaje de mano

Existen almohadas cuyo relleno puede quitarse antes de lavar. Cuando viajes en avión y tengas equipaje de mano en exceso, esta función puede servirte. Simplemente saca el relleno y guarda una prenda adentro. De este modo, ahorrarás espacio en tu equipaje o podrás llevar artículos extra.

Ideas En 5 Minutos/Viajes/Cómo usar una almohada de viaje
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos