7 Consejos para meditar correctamente

La meditación aumenta tu bienestar al reducir el estrés y ayudarte a desarrollar la paciencia, entre muchos otros beneficios. Incluso la ciencia está de acuerdo en que esto es así. Si quieres que esta práctica forme parte de tu estilo de vida, deja que Ideas en 5 minutos te ilumine sobre cómo meditar de la manera correcta.

Cosas que necesitarás

  • Ropa cómoda
  • Vela aromática o incienso
  • Estera de yoga, sofá, silla, otomana, zafu o cojín
  • Temporizador
  • Aplicaciones de meditación (opcional)

He aquí cómo meditar:

1. Usa ropa cómoda

Dado que la meditación requiere mucha concentración, es posible que no desees que tu ropa te distraiga de ninguna manera. Por lo tanto, usar ropa cómoda es tu mejor opción. Viste algo con lo que puedas sentarte o caminar fácilmente.

2. Encuentra una zona libre de distracciones

Encuentra un espacio tranquilo que te ayude a concentrarte en tu meditación. Apaga la televisión, los dispositivos móviles y las computadoras, cierra las ventanas para mantener fuera los ruidos de la calle y cierra la puerta para mantener a raya a los compañeros ruidosos de habitación o a los familiares. También puedes atenuar o apagar las luces para concentrarte mejor.

  • Enciende una vela perfumada o un incienso para mejorar tu experiencia de meditación.

3. Encuentra una pose cómoda

Hay innumerables formas de realizar la meditación. La más común es una práctica de respiración que haces mientras estás sentado en el suelo sobre una esterilla de yoga. Si tu espalda no coopera, puedes usar una silla, un sofá o el borde de la cama. Lo principal es mantener la espalda recta en todo momento en la posición más cómoda para sentarte y hacer la meditación manteniendo la coronilla recta. Recuerda no encorvarte.

  • También puedes usar un cojín o un zafu para mantener las caderas elevadas cuando meditas.

4. Coloca un temporizador

Es posible que desees verificar la hora de vez en cuando mientras meditas. En ese caso, configura un temporizador que te avisará a una hora determinada. Para los principiantes, se puede comenzar con 5 minutos y luego ir aumentando gradualmente día a día.

  • Puedes usar tu reloj manual para configurar el temporizador o configurar uno en tu teléfono. También hay muchas aplicaciones de meditación disponibles que vienen con temporizadores integrados e instrucciones para la meditación guiada, lo que nos lleva al siguiente punto. Los canales de YouTube como Good Vibes contienen pistas de terapia de sonido que pueden resultar útiles.

5. Cierra los ojos y deja que tu mente divague

La reacción más común que tienen los principiantes mientras meditan es que sus pensamientos se van acumulando unos sobre otros. También puedes tener una sensación de mucho ruido o “charla” dentro de tu cabeza. La meditación es la mejor manera de silenciar estos sonidos para siempre. Es posible que tus pensamientos exijan tu atención, pero trata de evitarlos. El ruido se calmará después de un rato.

  • A medida que te acostumbres a la meditación, serás capaz de manejar los pensamientos ruidosos con mucha facilidad.

6. Concéntrate en tu respiración

Esta es la parte más importante de la meditación: respirar y ser consciente de ello. Silencia todos tus pensamientos del día a día o cualquier cosa que te moleste, enfocándote en el ritmo de tu respiración, las inhalaciones y las exhalaciones, en el sonido de tu respiración y en cómo se siente tu cuerpo cuando haces todo lo anterior.

  • Encuentra qué patrón de respiración te resulta más cómodo. Para algunos, es sentir la expansión en el pecho o en el estómago al inhalar. Otros se centran en cómo entra o sale el aire por la nariz al respirar. La esencia es encontrar lo que a ti te sienta bien.
  • También puedes cantar los mantras o las afirmaciones de tu elección en tu cabeza o susurrarlos suavemente en voz alta. Según las investigaciones, estos ejercicios verbales son de gran ayuda para mejorar tu bienestar.

7. Mejorarás la meditación con la práctica

Recuerda siempre que la meditación es una práctica que se desarrolla con el tiempo. Se trata de estar en el presente y liberarte de juicios. Todavía habrá ocasiones en las que tu mente divagará durante la meditación. Y está bien, aún puedes volver a concentrarte en tu respiración. La práctica es totalmente tuya y puedes recurrir a ella adondequiera que vayas y cuando quieras.

Compartir este artículo