8 Señales que podrían indicar que tu mascota está embarazada

Si tu perrita no ha sido esterilizada y ha estado en celo recientemente, es probable que te estés preguntando si está embarazada.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 8 claves que te ayudarán a saber si tu mascota canina está en periodo de gestación.

1. Inflamación en las mamas

Sus mamas podrían notarse más abultadas y rosadas aproximadamente 30 días después del apareamiento. Otro signo relacionado con este punto es la posible secreción de leche en una etapa más avanzada.

2. Menor actividad

Puede que su actividad habitual disminuya y que muestre un mayor agotamiento o tome siestas más largas. Si tu perra normalmente disfruta de dormir o del descanso en general, es importante prestar atención a cuán cansada queda después de jugar o caminar, ya que este cambio puede ser difícil de notar en comparación con perros más activos.

De todas maneras, te aconsejamos llevar a tu mascota a hacer caminatas cortas pero regulares, y a evitar el entrenamiento excesivo. El ejercicio podría ayudarla a llevar el parto de mejor manera.

3. Vientre abultado

Su vientre puede verse más abultado gradualmente debido al aumento de peso, que comienza alrededor de 35 días después del apareamiento. Es importante considerar que su abdomen podría agrandarse hasta un 50 % con respecto a su tamaño normal.

4. Descarga de secreciones

Durante las primeras semanas de gestación, podrían ocurrir ligeras descargas de flujo transparente. En el embarazo esta secreción corresponde a una barrera protectora para sus cachorros. Sin embargo, se recomienda consultar con un veterinario en caso de observar algún tipo de sangrado.

5. Variaciones en el apetito

Sus ganas de comer podrían variar y podría mostrar menor o mayor apetito, pero con una tendencia al incremento durante la segunda mitad de la gestación. Se recomienda prestarle atención a este signo y modificar su dieta adecuadamente con el fin de ayudar a tu mascota en este proceso.

6. Cambios de conducta

Los cambios de conducta suelen aparecer en la mayoría de las perras embarazadas. Mientras que algunas se vuelven más dependientes y afectivas hacia sus dueños, otras podrían preferir la soledad, producto de la búsqueda de un lugar cómodo para dar a luz.

7. Aumento en la micción

Ya que el vientre de tu perrita crecerá gradualmente, su vejiga tendrá menos espacio. Esto podría resultar en que necesite orinar con mayor frecuencia.

8. Náuseas matutinas

Durante las primeras semanas de gestación, podrían existir náuseas matutinas y vómitos muy similares a los que experimentan las mujeres en este periodo. Esto es algo normal, pero si persiste durante más tiempo, debes consultar con el veterinario.

Recomendaciones generales

  • Lleva a tu perra al veterinario para asegurarte de que los cambios se deban a la gestación y que no tengan relación con alguna enfermedad.

  • Oriéntate con un experto acerca de la alimentación más adecuada para la etapa de embarazo en que se encuentre tu mascota.

  • Si tu perra está embarazada, evita el entrenamiento excesivo, como las caminatas demasiado largas o el adiestramiento.

  • Ayúdala a construir su nido destinándole un lugar seguro, cómodo y cálido para sus cachorros. Coloca una caja con frazadas o toallas limpias en un lugar tranquilo y alejado de otras mascotas o de niños pequeños.

  • Si tu perra está bajo algún tipo de medicación, consulta con el veterinario si es necesario suspenderla o modificarla. Algunos tratamientos pueden ser de suma importancia durante el embarazo, ya que podrían evitar la propagación de ciertos parásitos a los cachorros. Sin embargo, estos siempre deben ser controlados por un profesional.

Compartir este artículo