9 Cosas de segunda mano que es mejor no comprar

Al comprar cosas que no son nuevas, sino ligeramente usadas o de segunda mano, a veces se puede ahorrar mucho, especialmente si el primer dueño prácticamente no usó el artículo para el propósito previsto. Pero es mejor tener cuidado con algunas compras: en lugar de la alegría de poder ahorrar dinero, pueden traer solo decepción.

En Ideas en 5 minutos te contamos qué cosas de segunda mano no vale la pena comprar.

1. Calzado

Comprar calzado usado ​​puede resultar muy tentador si se ve como nuevo y es varias veces menos costoso que en la tienda. Pero tal compra puede ser bastante arriesgada. Del dueño anterior, junto con el calzado, se pueden obtener hongos de los pies u otra infección desagradable.

Además, el calzado que se ha usado durante mucho tiempo a menudo toma la forma del pie de la persona. Puede resultar incómodo de usar para alguien más.

2. Aspiradoras

Durante el uso, la suciedad puede acumularse dentro de la aspiradora y no solo en los colectores de polvo. Las partículas más pequeñas de piel humana, cabello, pelo de animales y partículas de polvo pueden asentarse en los rincones más ocultos del aparato y salir volando cuando se prende. Por lo tanto, vale la pena recordar: cuando compras una aspiradora de segunda mano, existe el riesgo de traer gérmenes ajenos y alérgenos potenciales a la casa.

3. Peluches

Los investigadores de la Universidad de Búfalo descubrieron que ciertos tipos de bacterias pueden formar colonias y resistir activamente a los agentes antibacterianos. Descubrieron que se encontraron patógenos que causan infecciones de la piel y el tracto respiratorio en 4 de cada 5 juguetes de peluche. Al mismo tiempo, los juguetes actúan como una especie de recipientes que acumulan bacterias y las mantienen en su superficie durante varias semanas o incluso meses.

Es mejor evitar por completo comprar tales artículos en tiendas de segunda mano, ya que incluso lavar con agua caliente no garantiza la destrucción completa de los microorganismos.

4. Colchones

Es mejor no comprar un colchón usado por varias razones. En primer lugar, es muy probable que tenga los pequeños ácaros del polvo que pueden provocar alergias. En segundo lugar, dormir en un colchón deformado o dañado puede provocar problemas de salud. En tercer lugar, usar un colchón de segunda mano es simplemente antihigiénico: casi siempre contiene suciedad, polvo y partículas de piel de los propietarios anteriores.

❗ Debido a los ácaros del polvo, también conviene abstenerse de comprar almohadas, alfombras y muebles tapizados de segunda mano.

5. Asientos de automóvil para bebés

El principal peligro a la hora de comprar un asiento de bebé para automóviles es la compra de un artículo que ha sufrido un accidente. La mayoría de los sistemas de sujeción están diseñados para proteger al niño una sola vez y deben reemplazarse sin falta si el automóvil ha sufrido un accidente. Incluso si el asiento estaba en el auto accidentado sin el niño.

Al comprar un asiento para el automóvil de segunda, nunca sabrás con certeza si el dispositivo ha conservado sus propiedades protectoras o no.

6. Ropa interior y trajes de baño

Comprar ropa interior o trajes de baño usados ​​es simplemente antihigiénico. Incluso cuando se trata de hermosos artículos de marca. Dado que estas prendas a menudo no se pueden lavar con agua caliente o blanquear, uno no puede estar seguro de que se eliminarán las huellas del dueño anterior.

✅ Por supuesto, se puede comprar tranquilamente trajes de baño o ropa interior en oferta si estos tienen etiquetas.

7. Casco de bicicleta o motocicleta

Cuando compras un casco de bicicleta o motocicleta usado, es poco probable que alguien te diga exactamente cuánto tiempo estuvo con el propietario o cuántos propietarios tuvo. Considerando que la vida útil de cualquier casco no supera los 7 años. Después de un tiempo, los materiales con los que está hecha la protección dejan de ser lo suficientemente fuertes, por lo que el artículo pierde su efectividad. Además, un casco usado repetirá la forma de la cabeza del dueño anterior y no podrá brindar la protección adecuada.

8. Cosméticos

Además del hecho de que los cosméticos decorativos tienen una fecha de caducidad no demasiado larga, usar el rímel, el lápiz labial o la sombra de ojos de otra persona puede ser muy dañino para la piel. A través de los cosméticos se puede contraer herpes o conjuntivitis del dueño anterior, lo que es bastante desagradable.

9. Alimentos

Hay que tener cuidado al comprar alimentos de segunda mano. Sobre todo aquellos cuya frescura no se puede apreciar en el acto: conservas, comida empaquetada, cajas y otros envases. Siempre existe la posibilidad de que el vendedor no haya cumplido con las condiciones de almacenamiento y, al final, es posible que te decepciones.

Compartir este artículo