Cómo circular correctamente en una rotonda

Podría parecer que la circulación en una rotonda es algo completamente sencillo: entras a ella, circulas y sales cuando es necesario. Eso es todo. Pero incluso los conductores más experimentados en ocasiones discuten sobre el hecho de qué carril es el correcto para entrar en circulación en una rotonda, cuál es el adecuado para salir y qué direccionales deben encenderse (si es que se tiene que hacer).

Ideas en 5 minutos decidió poner todos los puntos sobre las “íes” y contar qué aspectos deben tomarse en cuenta al circular por una rotonda.

Cómo entrar y salir de una rotonda

La entrada a una rotonda está permitida desde cualquier carril. Para entrar en circulación no es necesario ocupar la posición más extrema en la vía pública. Sin embargo, vale la pena tomar en cuenta que si la rotonda tiene dos o más carriles, entonces al entrar por la derecha es mejor mantenerse en el carril exterior, y si se hace por la izquierda, entonces quedarse en el interior.

Antes de salir de la rotonda, el conductor debe de ocupar el carril de extrema derecha con anticipación, a menos que las señales de tránsito indiquen lo contrario. Al mismo tiempo, antes de cambiar al carril derecho, el automovilista debe cederles el paso a todos los autos que circulen por su lado derecho.

Prioridad de circulación en la rotonda

Para entender la prioridad de circulación en la rotonda es importante observar las señalizaciones y recordar el reglamento de tránsito local. Por ejemplo, en algunos países, antes de entrar a la rotonda se cuenta con la señalización de “circulación en rotonda”, y de acuerdo con las reglas, cualquier conductor que entre en ella debe de ceder el paso a los demás vehículos que ya se encuentran circulando. Bajo este principio, una rotonda es una vía principal.

Sin embargo, si además de la señalización “circulación en rotonda” se encuentran las señales “ceder el paso”, “calzada con preferencia” o “detención obligatoria”, los conductores deben tomarlas en cuenta y guiarse por las reglas de circulación en rotondas con vías desiguales.

Qué direccionales vale la pena encender al entrar en la rotonda y al circular por ella

Normalmente las reglas de tránsito exigen que los conductores, al realizar algún giro (en particular al entrar en una rotonda), enciendan la luz direccional correspondiente al sentido en que se va a girar. Debido a que la circulación en la rotonda está organizada de izquierda a derecha, al entrar en ella se debe de encender la direccional de vuelta a la derecha.

La rotonda es una curva peculiar en el camino, por eso al circular por ella no hay necesidad de encender las direccionales (claro, si no tienes pensado cambiar de carril o salir de ella).

Al salir de la rotonda es necesario encender de antemano la direccional de vuelta a la derecha para indicar tu intención de realizar tal acción.

Qué carril es mejor elegir al circular por la rotonda

Al circular por la rotonda, el conductor está en su derecho de elegir cualquier carril. Sin embargo, para evitar confusiones y no perturbar a los demás conductores se deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • Al circular por la derecha (primera salida)
    Enciende la direccional de vuelta a la derecha e incorpórate al carril de extrema derecha. Al mismo tiempo, asegúrate con anticipación de no interferir con la circulación de otros vehículos. Antes de girar a la derecha enciende nuevamente la direccional de vuelta a la derecha y realiza la maniobra.
  • Al circular por el carril central (segunda salida)
    Si la rotonda tiene tres o más carriles, entonces para entrar en ella lo mejor es seleccionar alguno de los carriles centrales. Al acercarte a la rotonda enciende de antemano la direccional de vuelta a la derecha y entra en ella cediéndoles el paso a todos los vehículos que ya se encuentren circulando. Cuando estés en la rotonda, apaga la direccional si es que no se hace de forma automática. Antes de salir a la carretera es necesario encender la direccional de vuelta a la derecha, evaluar la seguridad al ejecutar la maniobra y pasarse al carril de extrema derecha si es que este se encuentra libre. Si el carril está ocupado, entonces debes de ceder el paso a los vehículos que circulan y después cambiar de carril. Enciende la direccional de vuelta a la derecha y toma la salida que necesitas.
  • Al circular por el carril izquierdo (tercera salida)
    Si la rotonda tiene uno o más carriles y necesitas tomar la tercera salida es mejor que tomes el carril de extrema izquierda por adelantado. Acércate a la rotonda con la direccional de vuelta a la derecha encendida y cede el paso a todos los vehículos que circulen antes de entrar por completo. Cuando estés en la rotonda apaga la direccional si es que no se hizo de forma automática. Continúa por el carril seleccionado. Al acercarte a la salida necesaria, enciende de antemano la direccional de vuelta a la derecha y cambia al carril de extrema derecha en la rotonda. Recuerda que debes de ceder el paso a los vehículos que ya se encuentren circulando. Enciende la direccional y toma la salida necesaria.
Compartir este artículo