Cómo elegir una profesión

Muy a menudo, son los graduados escolares quienes se enfrentan a la necesidad de elegir una profesión: los exámenes están a la vuelta de la esquina y hay que decidir urgentemente qué estudiar a continuación. Sin embargo, aquellos cuyas carreras ya han tomado forma también pueden enfrentar esta situación. La elección en la juventud no siempre es la adecuada, y más adelante, la elección de una profesión vuelve a ser relevante.

Ideas en 5 minutos estudió los consejos de los expertos e hizo una selección de consejos para ayudarte a elegir tu futura profesión.

1. Haz una lista de pasatiempos e intereses

Toma un cuaderno y anota todos tus pasatiempos, intereses y formas favoritas de pasar el tiempo. Luego, piensa qué profesiones son adecuadas para ellos y anótalas al lado. Por ejemplo, tocas la guitarra, aprendes inglés y haces ejercicios. El primer punto se adaptará a las profesiones de músico y profesor de guitarra; el segundo, lingüista, traductor y profesor de inglés; y el tercero, instructor de fitness.

No está de más escribir por separado las profesiones que no están relacionadas con un pasatiempo, pero que siempre te han interesado. Por ejemplo, si por las noches miras mucho Doctor House y te imaginas en el lugar de los personajes principales, tal vez te interese la profesión de médico.

2. Realiza tests psicológicos

Se han desarrollado muchas pruebas psicológicas para determinar la propensión a ciertas profesiones. Una de las más populares es la prueba de orientación vocacional según el método de E. A. Klimov, quien divide todas las profesiones existentes en 5 tipos:

  • “Persona — naturaleza”, donde los fenómenos naturales, las plantas, los animales y diversos procesos biológicos son el objeto de trabajo.

  • “Persona — imagen artística”, que une varios tipos de creatividad.

  • “Persona — persona”, donde el trabajo se asocia a la comunicación, y su objeto son las personas, pequeños y grandes grupos, la sociedad en su conjunto.

  • “Persona — sistema de signos”, donde los objetos del trabajo son lenguajes, dibujos, mapas, códigos, cifrados y otros signos convencionales.

  • “Persona — tecnología”, donde el objeto del trabajo son procesos físicos y mecánicos, máquinas, aparatos, sistemas técnicos e instalaciones.

Durante la prueba debes responder 20 preguntas. El resultado será una propensión individual para cada tipo de profesión, expresada en porcentaje.

Además de la metodología de E. A. Klimov, son populares El cuestionario de preferencias profesionales de HollandEl mapa de intereses de Golomstock.

3. Escucha entrevistas y podcasts

Busca en Internet videos y podcasts que analicen diversas profesiones. Como regla general, se trata de una entrevista en la que una persona habla sobre los matices de su trabajo, comparte lo que le gusta y lo que no le gusta de la profesión elegida.

Puedes escuchar todo lo que encuentres o buscar cosas concretas sobre las profesiones de tu lista personal. En el proceso, toma notas: qué profesiones te gustaron y cuáles no, qué te atrajo en las profesiones que te gustaron y qué no te gustó en otras. Aquí hay una lista de cosas a tener en cuenta:

  • tareas de trabajo: qué tan interesantes te resultan;

  • demanda: con qué frecuencia buscan especialistas en esta profesión;

  • salario: ¿cumple con tus expectativas?;

  • horario: horarios de ingreso, turnos de noche, oportunidades de empleo a distancia;

  • duración y costo de la formación;

  • oportunidades de promoción y crecimiento profesional;

  • la presencia o ausencia de viajes de negocios.

4. Prueba convertirte en especialista por un día

Después de la introspección, las entrevistas y los podcasts, preselecciona tus trabajos favoritos. Estúdialos en detalle, asignando 1 a 2 días para cada especialidad.

Por ejemplo, supongamos que te gusta la profesión de farmacéutico. Primero, averigua si hay una planta farmacéutica en tu ciudad. Llama allí y pregunta si existe la oportunidad de hacer un recorrido por las instalaciones de producción o al menos hablar con los empleados. Si esta opción es demasiado extrema, organiza una prueba teórica.

Encuentra un libro de texto sobre productos farmacéuticos y lee varios capítulos, examina la composición de todos los medicamentos del botiquín de medicamentos de tu hogar, mira reseñas temáticas de medicamentos en Internet. Si durante este día todavía no has perdido el interés por la profesión, puede valer la pena hacer la elección a su favor.

5. Planifica la formación en la nueva profesión

Cuando te decidas por una profesión, averigua los requisitos para los futuros especialistas y planifica la formación. Para asegurarte de que la decisión sea la correcta, comienza con cursos cortos si es posible.

Por ejemplo, un futuro médico, antes de ir a la universidad, puede tomar cursos de primeros auxilios, un contador puede tomar cursos de contabilidad, un diseñador puede aprender a trabajar en editores gráficos populares y un joyero puede tomar una clase magistral sobre creación de joyas.

Otra opción podría ser el voluntariado en el campo de tu interés. Un futuro historiador puede ayudar a los posibles colegas en un sitio de excavación, un veterinario puede trabajar en un refugio para animales sin hogar y un psicólogo puede trabajar en un servicio de apoyo social.

6. No tengas miedo de empezar de nuevo

Si después de un tiempo te das cuenta de que has tomado una decisión incorrecta, no tengas miedo de probarte en otra profesión. En 5 o 10 años será más difícil hacerlo, y cuanto antes cambies a otra opción, tanto más tiempo ahorrarás.

Está bien cambiar de opinión mientras estudias o trabajas. Al comienzo del viaje tenemos poca información para tomar una decisión. Durante el estudio de la profesión, obtenemos más de ella, por lo que nuestra opinión puede cambiar. En este caso, analiza qué te hizo cambiar de opinión y qué matices debes tener en cuenta para no volver a equivocarte.

Compartir este artículo