Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo encontrar la temperatura del ambiente ideal para cada situación

La temperatura desempeña un papel crucial en nuestra vida, hasta en nuestras actividades diarias. Tener la temperatura adecuada en la habitación puede ofrecer una amplia gama de beneficios relacionados con la salud o la productividad.

En Ideas en 5 minutos, hemos preparado una guía para ayudarte a saber cuál es la mejor temperatura para cada ocasión.

1. La temperatura ideal para dormir

Las recomendaciones varían, pero una buena idea general en cuanto a la temperatura del ambiente ideal para dormir es de 18 °C. Para encontrar nuestra temperatura ideal personal, tenemos que priorizar aquella temperatura que nos resulte más cómoda a nosotros. Otra recomendación es que pensemos en nuestra habitación como si fuera una cueva: fresca, oscura y silenciosa.

La razón detrás de esto es que nuestro cuerpo experimenta un leve descenso de la temperatura corporal como una forma de inducir el sueño. Cuanto más se desvíe de esta temperatura, más probable será que nos despertemos durante la noche.

2. La temperatura ideal para trabajar

Tener la temperatura adecuada puede, de manera positiva o negativa, afectar nuestra productividad en el lugar de trabajo, ya sea en una oficina o en casa. Las temperaturas altas reducen la productividad y provocan somnolencia, mientras que las bajas aumentan la probabilidad de cometer errores.

Un buen punto de partida que se sienta cómodamente en el medio es de 22 °C. Una vez más, la temperatura ideal será aquella con la que te sientas cómodo para no distraerte pensando en si la habitación está demasiado caliente o demasiado fría.

Dependiendo del tipo de trabajo que realicemos, podríamos beneficiarnos de una temperatura más alta. Un estudio sobre el pensamiento creativo reveló que la temperatura alrededor moderadamente alta es uno de los factores ambientales que fomentan la creatividad.

3. La temperatura ideal para estudiar

La productividad es un elemento central para estudiar, pero también lo son otras cosas, como la capacidad de atención, la memoria y las habilidades de aprendizaje. Y todo eso puede verse afectado por la temperatura. Cuando la temperatura del ambiente te incomoda, la concentración y el aprendizaje se convierten en preocupaciones secundarias en nuestro cerebro.

Un estudio realizado por el Centro Internacional para el Medio Ambiente Interior y la Energía, reveló que reducir la temperatura a 20 °C puede tener un impacto positivo en el ritmo de trabajo y la producción de errores en el aula, en comparación con temperaturas más altas. Otra investigación, llevada a cabo por los ganadores del premio de la Agencia de Protección Medioambiental, concluyó que a 22 °C, los estudiantes fueron capaces de rendir mejor en una prueba basada en símbolos, en comparación con temperaturas más bajas o más altas.

4. La temperatura ideal para hacer deporte

Si la habitación está demasiado fría, nuestros músculos no estarán lo suficientemente calientes para el entrenamiento. Y si está demasiado caliente, sudaremos demasiado y podremos sobrecalentarnos. Los expertos sugieren que la temperatura del ambiente óptima para hacer ejercicio es entre 20 y 22 °C, pero debemos tener en cuenta nuestro nivel de sudoración para saber qué funciona mejor para nosotros.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de ejercicio que vamos a realizar. La Asociación Internacional de Fitness sugiere que las actividades aeróbicas y cardiovasculares se realicen a no más de 20 °C, el yoga a no más de 27 °C y las actividades en la piscina se mantengan entre 21 y 27 °C.

5. La temperatura ideal para descansar

Los especialistas sugieren que si estamos en una zona de descanso, como la sala de estar, debemos mantener la temperatura entre 19 y 22 °C. Se recomienda mantener las áreas de descanso a una temperatura inferior a 21 °C, ya que las temperaturas más altas también significan un mayor consumo de energía.

6. La temperatura del ambiente ideal para los bebés y los ancianos

Las personas mayores tienen dificultad para conservar el calor, por lo que estar en una habitación fría puede afectar rápidamente a sus músculos. Los bebés también son demasiado sensibles a los cambios de temperatura y pueden sufrir de sobrecalentamiento.

Los estudios demuestran que, en promedio, las personas mayores se sienten cómodas a una temperatura de alrededor de 25-26 °C. Al mismo tiempo, no se recomienda bajar de los 18 °C. Cuando los bebés están vestidos apropiadamente, se recomienda que estén en habitaciones de 20 a 22 °C.

7. La temperatura del ambiente ideal para mascotas

No hay muchas directrices generales que se apliquen a todas las mascotas, ya que su reacción a diferentes temperaturas varía según la especie, la raza, el tamaño y la salud. Las mascotas no suelen tener muchos problemas para adaptarse a una amplia gama de temperaturas ambientales, pero no reaccionan bien a los cambios repentinos.

Durante el verano, se recomienda que las mascotas se encuentren en habitaciones que estén entre 24 y 26 °C. En invierno, la temperatura de la habitación debe estar entre 21 y 22 °C. Puedes obtener una idea más clara sobre la temperatura del ambiente adecuada si tienes en cuenta las características de la raza y las necesidades individuales de tu mascota.

Ideas En 5 Minutos/Vida/Cómo encontrar la temperatura del ambiente ideal para cada situación
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos