Cómo entender la velocidad del viento

“¡Atención! Estamos esperando un viento fuerte. No se resguarde ni estacione su vehículo debajo de árboles y estructuras poco sólidas”. Muchas personas han recibido este mensaje al menos una vez. Pero no todo el mundo sabe lo que significa exactamente “intensificación del viento” y, sobre todo, por qué su velocidad debe ser motivo de verdadera preocupación.

En Ideas en 5 minutos decidimos hacer un tutorial detallado sobre la fuerza del viento para explicar las unidades y formas de medir su velocidad.

Unidades de medición

  • En la actualidad, se considera que la unidad más común para medir la velocidad del viento son los metros por segundo.

  • Históricamente, el viento se ha medido en nudos, kilómetros y millas por hora. Todas estas unidades siguen utilizándose de un modo u otro para indicar su velocidad.

  • 1 m/s = 1,9 nudos = 3,6 km/h = 2,2 mph

Medir la fuerza del viento con una manga de viento

La manga de viento se utiliza habitualmente en la aviación y en las plantas químicas, donde pueden producirse fugas de gas. Se coloca en una zona abierta o elevada, como un aeródromo. Es un dispositivo grande y de colores brillantes que se utiliza para determinar la velocidad y la dirección aproximadas del viento a ojo, por ejemplo, desde un avión. Estos sencillos artilugios resultan indispensables cuando los complejos instrumentos electrónicos se quedan sin energía o son inaccesibles.

Cómo determinar la velocidad del viento con una manga:

  • Apertura mínima: la primera línea se eleva horizontalmente a una velocidad de viento de 1,5 m/s, (o 5,5 km/h, 3 nudos, 3,5 mph). Es a esta velocidad mínima cuando la manga comienza a mostrar la dirección.

  • Segunda línea sube a 3 m/s, o sea 11 km/h, 6 nudos, 7 mph.

  • Tercera línea sube a 4,6 m/s, es decir, 16 km/h, 9 nudos, 10 mph.

  • Cuarta línea sube a 6 m/s, o 22 km/h, 12 nudos, 14 mph.

  • Apertura total: 7,7 m/s, o 28 km/h, 15 nudos, 17 mph.

Grado 0

La escala de Beaufort se utiliza a menudo para medir la velocidad del viento. Se trata de una escala de 12 grados adoptada por la Organización Meteorológica Mundial para aproximar la forma en que el viento de una determinada fuerza puede afectar a los objetos en tierra o a las olas en mar abierto. El valor de apertura de la escala es “0”.

  • Grado 0: calma.

  • La velocidad del viento es inferior a 0,5 m/s.

  • El humo se eleva verticalmente hacia arriba.

  • Las hojas de los árboles están inmóviles.

Grado 1–2

  • Grado 1-2 puntos: calma y viento ligero.

  • Velocidad del viento: 0,5-3,3 m/s.

  • El humo comienza a alejarse.

  • Las hojas se mueven haciendo un ligero ruido.

  • El viento se siente en la cara.

  • A una velocidad de 1,6 m/s, la veleta comienza a moverse.

Grado 3

  • Grado 3: viento débil.

  • Velocidad del viento: 3,4-5,5 m/s.

  • El humo comienza a desplazarse hacia los lados.

  • Las hojas y las ramas delgadas se balancean todo el tiempo.

  • Este viento puede agitar banderas livianas.

Grado 4

  • Grado 4: viento moderado.

  • La velocidad del viento es de 5,5-7,9 m/s.

  • El viento levanta polvo y restos de papel.

  • Las pequeñas ramas se balancean.

Grado 5–7

  • Grado 5-7: viento fuerte y firme.

  • La velocidad del viento es de 8-17,1 m/s.

  • Los árboles comienzan a balancearse.

  • La resistencia al viento se siente al caminar.

  • El uso de un paraguas se vuelve problemático.

  • En los charcos de agua se forman pequeñas ondas.

  • Se oyen silbidos en los cables.

Grado 8–11

  • Grado 8-11: viento muy fuerte, tormenta severa.

  • La velocidad del viento es de 17,2-32,6 m/s.

  • Las ramas se rompen y algunos árboles son arrancados con las raíces.

  • Los daños, según la velocidad del viento, son pequeños o importantes.

Grado 12

  • Grado 12: huracán.

  • Velocidad del viento: más de 32,7 m/s.

  • Ocurre muy raramente.

  • Destrucción y devastación.

  • Destruye edificios, arranca los tejados de las casas y puede levantar coches en el aire.

  • Los árboles son arrancados de raíz.

  • La visibilidad es extremadamente pobre.

Compartir este artículo