Cómo limpiar correctamente chupetes y biberones

Cuando hay un bebé en casa, procuramos todas las medidas de higiene, sobre todo cuando se trata de los biberones y chupetes. Y es que los padres suelen tener terror a que el bebé se lleve algo sucio a la boca, y pueden existir también muchas dudas sobre cuál es la mejor manera para limpiarlos.

Ideas en 5 minutos te comparte unos trucos fáciles y rápidos para optimizar la limpieza de estos objetos de manera práctica.

Lavar con detergente

Este paso es solo recomendable cuando el bebé ha cumplido más de tres meses y su sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte, y tu pediatra así lo indica.

  1. Para limpiar profundamente un biberón o chupete solo necesitas un detergente suave y desmontar cada pieza después de su uso. Recuerda limpiar primero con el chorro de agua y luego con el detergente. Las partes deben limpiarse muy bien por separado.

  2. Ayúdate de un cepillo o esponja especial para biberones para frotar aquello que pueda haberse pegado sobre ellos.

  3. Escurre los objetos en una superficie y déjalos secar perfectamente.

Lavavajillas

Asegúrate de revisar las instrucciones del biberón o chupete para ver si esta opción es adecuada para el tipo de material del que está hecho. Es bueno recordar que esta opción no equivale a una esterilización.

  1. Desmonta el biberón o coloca el chupete en el lavavajillas.

  2. Usa detergente suave o pastillas especiales para el lavavajillas.

  3. Al finalizar el lavado, enjuaga un poco con agua potable para que no queden restos de detergente.

Esterilización en agua hirviendo

Recuerda que siempre debes limpiar el biberón o chupete antes de esterilizarlo.

Para el biberón:

  1. Hierve una buena cantidad de agua en una olla.

  2. Desmonta el biberón e introduce todas sus partes en el agua hirviendo. Hazlo con cuidado y deja bien inmersas las piezas en el agua. Asegúrate que no quede aire dentro del biberón. Hierve durante unos cinco minutos. Es mejor que las piezas no se toquen entre sí.

  3. Añade la tetina del biberón los últimos tres minutos. Puedes agregar una cucharada de vinagre para evitar depósitos de cal en el biberón.

  4. Retira del agua caliente con precaución.

Para el chupete:

  1. Hierve una buena cantidad de agua en una olla.

  2. Introduce el chupete en el agua hirviendo. Hazlo con cuidado y procura que quede totalmente inmerso. Si flotara en el agua, añade peso extra, colocándole una cuchara (de silicón también) amarrada.

  3. Mantén el agua hirviendo durante unos cinco minutos. Puedes agregar una cucharada de vinagre para evitar depósitos de cal en el biberón.

  4. Retira el chupete con precaución.

Esterilización en el microondas

El microondas es una herramienta muy adecuada para esterilizar biberones y chupetes. Su intenso calor ayuda a esterilizarlos. Para usarlo, hay que usar específicamente un esterilizador de microondas. En este pueden caber hasta cuatro biberones.

Esterilización con un esterilizador eléctrico

Para esterilizar de una manera más sencilla, es mejor usar un esterilizador a vapor eléctrico. Basta colocar el biberón o chupete en el esterilizador y pulsar un botón. El vapor es un efectivo eliminador de bacterias y virus.

Bono: algunos consejos útiles

  • Lávate las manos cuidadosamente antes de tocar los biberones y chupetes ya desinfectados.

  • Usa pinzas o paños para tomarlos y no quemarte.

  • Coloca el biberón al revés después de esterilizarlo para que se enfríe y seque. Esteriliza cada vez que los productos sean nuevos y vayan a usarse por primera vez; antes de los tres meses del bebé, los productos deben esterilizarse en cada uso y a partir de los tres meses del bebé se recomienda cada 15 días.

  • Conserva los biberones y chupetes esterilizados en un sitio seco y limpio, puede ser en un recipiente dentro del refrigerador.

  • Las partes del biberón pueden cambiar de color por el uso. Esto no afecta a la calidad del biberón.

  • Siempre consulta a tu pediatra.

Compartir este artículo