Cómo saber si la plata es real

La plata es un metal blando que se empaña u oscurece con el tiempo, por lo que en su forma pura no es adecuada para muchos artículos, entre ellos la joyería. Por eso suele mezclarse con otros metales, como el cobre. Generalmente encontrarás una aleación conocida como plata esterlina (92,5 % de plata pura), aunque también puedes toparte con la mexicana (95 % pura) o la plata de Britania (95,84 % pura).

Ideas en 5 minutos recopiló diferentes técnicas simples para ayudarte a saber si lo que tienes es una aleación auténtica con un alto porcentaje de plata pura o no. Sin embargo, la forma más confiable de saberlo es acudir a un profesional, quien podrá realizar una prueba de fuego.

1. Busca los sellos de autenticación

En muchos casos, en la joyería de plata auténtica se imprime el sello .925, lo que significa que es plata esterlina con un 92,5 % de pureza. Normalmente, estas marcas son pequeñas y están en lugares discretos.

Qué necesitarás:

  • Una base de datos confiable para comparar sellos (opcional)

Instrucciones:

  1. Busca el sello distintivo en el interior del anillo de plata o en la parte inferior de la pulsera, por ejemplo. Si tu artículo tiene un .925, es probable que tengas plata esterlina real en tus manos. La plata mexicana tiene un sistema de sellos relativamente flexible, algunos de los cuales pueden encontrarse en bases de datos especializadas. La plata de Britania, al menos en el Reino Unido e Irlanda, debe tener un sello 958, pero eso puede variar en otros países.

Nota: no todas las piezas de plata real del mundo tienen una marca. Sin embargo, en algunos países, como Estados Unidos, este sello es obligatorio.

2. Haz una prueba magnética

Este método se usa principalmente para confirmar que tienes un artículo falsificado, ya que la plata no es magnética como el hierro u otros metales.

Qué necesitarás:

  • Un pequeño imán

Instrucciones:

  1. Coloca tu artículo de plata junto a una superficie magnética, como un pequeño imán.

  2. Si el artículo se pega a la superficie magnética, no es de plata.

3. Revisa el artículo utilizando tus sentidos del olfato, el tacto y la vista

La plata se distingue fácilmente de otros metales porque no huele y es lisa, suave y flexible hasta cierto punto. Además, tiene un brillo específico.

Qué necesitarás:

  • Tu artículo de plata

Instrucciones:

  1. Inspecciona el artículo visualmente. Mantente atento a colores distorsionados, peladuras o capas de metal. Si ves alguno de estos, probablemente sea plata falsa.

  2. Huele la pieza. Si tiene un olor a metal distintivo, como azufre o algo antinatural, no es plata esterlina, y mucho menos una aleación más pura.

  3. Toca el artículo. Si hay protuberancias o si se siente áspero es probable que no sea de plata. Si es muy duro, también es señal de que se trata de un metal diferente.

4. Comprueba si el artículo se empaña o no

La plata puede oxidarse, y no solo eso, sino que también puede empañarse con bastante facilidad. Sin embargo, puede pulirse para recuperar su color original y elegante sin importar cuánto tiempo haya pasado. Por otro lado, la plata falsa perderá su brillo con el tiempo, y ninguna cantidad de pulido devolverá su tono brillante original. El óxido o la falta de oxidación en realidad indican que el artículo está hecho de un material diferente.

Qué necesitarás:

  • Un paño blanco suave

Instrucciones:

  1. Frota la pieza deslustrada, como si estuvieras puliéndola. Si no aparece ningún residuo negro en la tela, no es plata.

5. Haz la prueba del hielo

La plata tiene la conductividad térmica más alta de cualquier metal o aleación común. Esto significa que incluso a temperatura ambiente, los artículos hechos de este material harán que el hielo se derrita muy rápidamente.

Qué necesitarás:

  • Un cubo de hielo

Instrucciones:

  1. Toma el cubo de hielo y colócalo encima del objeto. Si se derrite más rápido de lo normal, probablemente el artículo sea de plata real.

Compartir este artículo