Guía de las setas y hongos comestibles más comunes

Las setas u hongos poseen una gran cantidad de nutrientes beneficiosos para el organismo, como potasio, antioxidantes, vitaminas, entre otros. Si bien se puede encontrar una amplia variedad de especies, solo algunas son catalogadas como comestibles por no representar riesgos para la salud.

Ideas en 5 minutos ha preparado una guía para ayudarte a identificar las más comunes.

1. Ostra (Pleurotus ostreatus)

Se caracteriza por poseer un sombrero grande que puede variar entre los 5 a 20 cm de diámetro y un aspecto parecido al de una ostra, de donde proviene su nombre más común. Su color varía entre el blanco y crema a tonos café. Es alta en proteínas y baja en calorías. Por su textura consistente y sabor intenso puede prepararse en ensaladas, salsas, a la parrilla o incluso encurtida.

2. Enoki (Flammulina velutipes)

De origen asiático, es muy popular en la cocina oriental, especialmente en sopas estilo “ramen”. Se caracteriza por ser cultivada en un ambiente oscuro y rico en dióxido de carbono para su posterior comercialización, creando una apariencia alargada y blanquecina, muy diferente de lo que se puede encontrar de manera salvaje.

3. Parasol (Macrolepiota procera)

También conocido como “apagador”, es de gran tamaño y posee un color blanquecino con manchas marrones, lo que hace muy fácil identificarlo en prados, bosques y matorrales. Su altura es de aproximadamente 40 cm y tiene un sombrero que puede alcanzar los 30 cm de diámetro. Su carne es suave y posee un olor similar al de la avellana o nuez.

4. Maitake (Grifola frondosa)

También conocida como “gallina del bosque”, crece en la base de los árboles y sus pliegues se asemejan a las plumas de una gallina, alcanzando hasta los 60 cm. Generalmente tiene sombreros de color gris y marrón por arriba, y blanquecinos por abajo. Algunos estudios sugieren que posee propiedades anticancerígenas. Es de sabor intenso y terroso, y se puede añadir a una gran variedad de platillos, como ensaladas, pasta, omelets, entre otros.

5. Seta de cardo (Pleurotus eryngii)

Es originario de Japón. Posee un sombrero de 4 a 10 cm de diámetro que puede ir desde el blanco al marrón oscuro, y láminas claras y desiguales. Puede encontrarse en platos de cocina asiática y mediterránea, ya sea salteado o en otro tipo de preparaciones. Su sabor es intenso y característico de los hongos. Puede condimentarse con hierbas u otras especias.

6. Shiitake (Lentinula edodes)

Se cultiva en bloques y troncos para su posterior comercialización. Es de tamaño medio, de color marrón oscuro en el centro. Al crecer de forma silvestre, puede cambiar a tonalidades más claras. Contiene varios componentes nutritivos como lípidos, aminoácidos, vitaminas y minerales. Su carne es consistente y esponjosa, de mucho sabor. Se puede consumir salteada, en salsas blancas y cremas.

7. Senderuela (Marasmius oreades)

Posee un sombrero convexo y no muy carnoso, de colores marrones y amarillentos, y láminas separadas en la parte inferior. Se caracteriza por crecer en praderas de ganado y bordes de caminos. No es demasiado carnoso, pero su sabor es intenso, por lo que comúnmente se utiliza como aromatizante en distintas sopas y guisos.

8. Trompeta de los muertos (Craterellus cornucopioides)

Se destaca por su forma irregular y por tener un color gris o ceniza que se vuelve más oscuro con la humedad. Su altura varía entre los 5 a 15 cm. Tiene un sombrero estrecho, en forma de trompeta. Su carne es de textura elástica y de sabor agradable, con notas de trufa, por lo que es perfecto para acompañar arroz y guisos de carne. Puede encontrarse a la sombra de robles y castaños en zonas musgosas.

9. Lengua de vaca (Hydnum repandum)

Posee un sombrero irregular que alcanza hasta los 15 cm de diámetro. Su color puede variar entre el beige al amarillo. De tallo corto y grueso, de color pálido. Abunda en bosques mixtos desde el verano hasta el invierno. Comúnmente se cocina en guisos o a la plancha.

10. Seta de San Jorge (Calocybe gambosa)

Es de color blanco y tonalidades pálidas, de carne espesa y frágil. Este tipo de seta posee un sabor agradable y olor que recuerda a la harina, por lo que suele encontrarse en guisos. Puede hallarse en praderas y pastos montañosos en época de primavera. Es altamente comercializada y es capaz de bajar los niveles de azúcar en la sangre.

11. Boleto o calabaza (Boletus edulis)

Su sombrero puede alcanzar hasta los 30 cm de diámetro, de color marrón predominante. Es muy carnosa, de aroma agradable, con un sabor similar al de las avellanas. Es una especie que se adapta a un gran número de hábitats, y es adecuada para una amplia variedad de preparaciones. Incluso puede consumirse cruda.

12. Colmenilla (Morchella esculenta)

Se destaca por desarrollar una serie de agujeros muy fáciles de identificar. De sombrero ovalado y un poco englobado, de 5 a 15 cm de altura, y de pie hueco y deforme. Su color varía entre el amarillo y el blanco. Crece generalmente en las orillas de los ríos. Los expertos recomiendan desecarla y luego rehidratarla, para posteriormente cocinarla a una temperatura mayor a los 70 °C.

13. Pie violeta (Lepista personata)

Es una seta de sombrero convexo y blanquecino. Se destaca por poseer un pie corto, robusto, de color violeta claro y tonos azules. Es posible encontrarla en praderas y pastizales. Se caracteriza por su fuerte aroma e intenso sabor, aspectos que la hacen ideal para acompañar carnes rojas.

14. Níscalo (Lactarius deliciosus)

Posee un sombrero en forma de copa de 5 a 15 cm de diámetro. Es de color anaranjado, parecido al de la zanahoria. Su carne es de textura granulosa y espesa, blanquecina en el centro. Tiene un olor afrutado y un sabor agradable que puede volverse amargo con el paso de los días. Es ideal para freír o asar, acompañando guisos con arroz o carnes.

15. Oronja (Amanita caesarea)

Posee un sombrero anaranjado-rojizo, de pie amarillento y grueso. Es de carne blanca, de olor suave y sabor dulce, similar al de la nuez. Es posible encontrarla en zonas soleadas y bosques de frondosas. Puede consumirse cruda, cortada en láminas, en ensaladas o cocida en otras preparaciones.

Compartir este artículo