Por qué después de beber café dan ganas de ir al baño

Muchas personas sienten la necesidad de ir al baño después de beber una taza de café. Algunos consideran que el café es un buen laxante debido a este efecto. Los científicos que han tratado de averiguar cómo el café afecta la función intestinal no han llegado a un acuerdo, pero han propuesto varias teorías.

Ideas en 5 minutos ofrece una mirada a los hechos conocidos que explican lo que puede suceder a nuestro cuerpo después de beber café y si hay algo que podemos hacer al respecto.

Quién es más propenso a desarrollar esta reacción

Según un estudio, casi un tercio de las personas sienten la necesidad de defecar poco después de tomar café. Este impulso es más común entre las mujeres. Otro estudio reveló que transcurren unos 30 minutos entre tomar una taza de café y las ganas de ir al baño.

Lo que ocurre en el cuerpo

Un estudio reciente ha servido para que los científicos descubran que beber café regularmente puede provocar un aumento de la secreción de jugos gástricos y de la motilidad intestinal.

También puede estar relacionado con una reacción que se produce en el intestino: el café puede desencadenar la producción de colecistoquinina gastrina, que regulan la función digestiva. La colecistoquinina activa la producción de enzimas alimentarias y de bilis, que ayudan a acelerar la digestión. La gastrina promueve un peristaltismo intestinal más activo, relajando y contrayendo los músculos que empujan los restos de comida.

Y a pesar de que algunos creen que este efecto se debe a la presencia de cafeína, los científicos lograron descubrir que el café descafeinado también provoca un efecto similar, aunque es menos pronunciado, pero los refrescos con cafeína no producen tales efectos.

También es necesario tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, la presencia de leche o crema en el café puede provocar diarrea en personas sensibles a la lactosa, que en este caso provoca trastornos digestivos.

Importante: el café no está recomendado para personas con enfermedades que aumentan el riesgo de diarrea.

Compartir este artículo