Por qué queremos comer más en invierno

El invierno es una época de vacaciones, regalos y reuniones familiares. También es posible que experimentemos más hambre durante este período. Aunque un montón de seductoras golosinas navideñas pueden abrir el apetito, hay otras razones por las que nuestros antojos de comida se intensifican de repente.

En Ideas en 5 minutos te contaremos por qué tu organismo reacciona de este modo al descenso estacional de temperatura.

1. Puede que sientas frío

Cuando la temperatura interna desciende, el cuerpo trata de mantenerse caliente, por lo que consume más calorías. Para compensar esto, puedes desear algo caliente y rico en carbohidratos y grasas para sentirte más cómodo y satisfecho. Además, estos alimentos pueden calentar tu cuerpo de forma natural.

🍲 Para asegurarte de elegir alimentos más saludables, añade suficientes proteínas y fibras a tus platillos. Además, puedes sustituir los carbohidratos simples por cereales integrales.

2. Tiendes a quedarte más en casa

El mal tiempo puede ser la razón por la que quieras quedarte en casa durante tus días libres. Puede que seas menos activo de lo habitual y te saltes los entrenamientos, prefiriendo acurrucarte cómodamente en tu cama. Como resultado, puede que comas más bocadillos de lo habitual por aburrimiento.

🤸♂️ Cuando planees quedarte en casa, siempre puedes hacer un plan de actividades. Ya sea limpiando, bailando, haciendo ejercicio o simplemente paseando por tu hogar, alguna actividad extra te ayudará a quemar esas calorías de más.

3. Probablemente estés deshidratado

Cuando hace más frío, puedes perder más líquido a través de la respiración, como cuando respiras aire frío. Además, puedes tender a llevar más capas de ropa de abrigo, lo que puede añadir peso extra y hacer que tu cuerpo trabaje más. Esto también contribuye a la pérdida de agua, ya que produces más sudor. Cuando estás deshidratado puedes sentir más hambre y, por lo tanto, tender a comer más.

💦 Aumenta tu consumo de líquidos durante el invierno creando un horario para beber. Además, puedes calentar tus líquidos y llevarlos en un termo para evitar que se enfríen. No olvides añadir a tu dieta algunos alimentos como pepinos, lechuga, tomates o manzanas, ya que también contienen mucho líquido.

4. Puedes sufrir la depresión invernal

El mal tiempo puede afectar a tu estado de ánimo y hacerte sentir más triste. La comida nos hace sentir mejor porque nos ayuda a liberar las hormonas de la felicidad y la dopamina. Por eso es natural que se te antoje algo sabroso durante el invierno.

🌮 Cuando te des un capricho con la comida, añade algunas opciones saludables conocidas por mejorar tu estado de ánimo, como el pescado graso, el chocolate negro, los plátanos, los alimentos fermentados, las bayas, la avena, los frutos secos y las semillas, las judías y las lentejas.

Compartir este artículo