Papel pergamino, papel de aluminio o papel encerado: cuál es su mejor uso en la cocina

El papel pergamino, el papel de aluminio y el papel encerado se utilizan a menudo para cocer alimentos en el horno y para otros fines culinarios. La diferencia entre estos materiales no es evidente, y la elección de cualquiera de ellos parece ser una cuestión de gustos.

En Ideas en 5 minutos te explicamos las diferencias entre el papel pergamino, el papel de aluminio y el papel encerado y las mejores formas de utilizarlos en la cocina.

1. Papel pergamino

El papel pergamino es un papel natural de alta densidad con un revestimiento antiadherente. Se suele utilizar para asar u hornear porque crea una barrera entre los alimentos y el recipiente de horno y facilita su limpieza.

El papel pergamino puede utilizarse en el horno a una temperatura de hasta 220 °C. También se puede colocar un pequeño trozo de papel sobre los alimentos, introducir un plato en el microondas y de este modo evitar que la comida que estás calentando salpique el artefacto.

El papel pergamino viene en colores café y blanco. Este último se obtiene del tratamiento del papel con cloro y no supone ningún riesgo para la salud.

Para qué es más adecuado:

  • Hornear galletas y pasteles
  • Hornear pescado y verduras
  • Calentar la comida

2. Papel de aluminio

El papel de aluminio es una fina lámina de metal blando y dúctil. En la cocina, se utiliza para hornear alimentos de textura blanda. Ayuda a evitar la pérdida de humedad y a mantener la textura del plato terminado.

El papel de aluminio es apto para el horno, pero no debe introducirse en el microondas. Este material se calienta rápidamente y puede provocar un incendio.

Para qué es más adecuado:

  • Asar
  • Cocinar aves, verduras o setas en el horno
  • Hornear pasteles

3. Papel encerado

El papel encerado se fabrica aplicando una capa de cera a la superficie de un papel fino. Este revestimiento es perfectamente seguro y puede utilizarse en la industria alimentaria.

El papel encerado es indispensable para la preparación de alimentos con una textura blanda y pegajosa. Por ejemplo, puede utilizarse para dulces o postres glaseados. Sin embargo, a diferencia del papel pergamino o del papel de aluminio, no puede soportar altas temperaturas y no debe exponerse al calor directo. No obstante, se puede colocar papel encerado en la bandeja de horno cuando se hornean pasteles, pan u otros productos, siempre que la masa cubra completamente su superficie.

Para qué es más adecuado:

  • Elaboración de dulces
  • Elaboración de postres glaseados, por ejemplo, fresas cubiertas con chocolate
  • Para separar trozos de galletas u otros postres para guardarlos (el papel encerado evita que se peguen)
  • Almacenamiento de quesos duros
Compartir este artículo