7 Razones por las que es bueno leer con frecuencia

En un artículo anterior compartimos consejos sobre cómo leer más libros y disfrutarlos. Pero no siempre queda claro en esas recomendaciones por qué hay que leer libros y si hay beneficios prácticos al hacerlo.

Ideas en 5 minutos te cuenta por qué es bueno leer y por qué conviene darle prioridad a la literatura de ficción.

1. La lectura aumenta el nivel de empatía

Aquellos que leen ficción demuestran una mayor capacidad para comprender los sentimientos y creencias de otras personas. El hecho es que la lectura de este tipo de libros proporciona al lector la capacidad de crear y de mantener conexiones sociales. Según los científicos, quienes leen mucha ficción poseen estas habilidades en mayor medida.

2. Amplía el vocabulario

Los científicos han descubierto que los alumnos que leen libros con frecuencia desde una edad temprana desarrollan gradualmente un amplio vocabulario. Esto, a su vez, puede tener un impacto en la alfabetización general del estudiante. Por el contrario, un vocabulario escaso puede frenar el progreso del aprendizaje. Esto se menciona en un informe de la Universidad de Oxford. Allí también se señala que la lectura habitual y la discusión con los padres, profesores o compañeros de clase pueden ayudar.

3. Nos hace más abiertos y creativos

En la vida real, a menudo tenemos que tomar decisiones rápidamente, por lo que no tenemos tiempo suficiente para procesar nueva información y pensar en diferentes escenarios. En cambio, cuando leemos ficción, nos abrimos a nuevas experiencias.

A esta conclusión se llegó tras un estudio realizado en la Universidad de Toronto, en el que se pidió a una parte de los sujetos que leyeran una historia de ficción y a la otra parte que leyeran la misma historia como un texto documental. A continuación, los participantes completaron cuestionarios para evaluar su nivel de cierre cognitivo. Los lectores de ficción resultaron más flexibles y creativos que los de no ficción. El efecto fue mayor en las personas que leen con frecuencia.

4. Promueve el desarrollo personal

La lectura de ficción puede contribuir al cambio y al desarrollo de la personalidad. Así, en otro estudio realizado en la Universidad de Toronto, los investigadores pidieron a los sujetos que rellenaran cuestionarios sobre sus emociones y los rasgos clave de su personalidad. Entonces, la mitad leyó La dama del perrito, de Antón Chéjov, sobre un hombre casado que va a un balneario y tiene una aventura con una mujer casada. La otra mitad leyó una versión de la historia como texto documental. Se volvió a realizar el cuestionario y las respuestas de muchos de los lectores de ficción cambiaron considerablemente. Después de leer sobre la experiencia de vida de otra persona, se miraron a sí mismos de manera diferente. Los lectores de no ficción, sin embargo, no mostraron un cambio en la autorreflexión.

Imaginar nuevas experiencias vitales crea un espacio mental en el que los lectores pueden crecer y cambiar personalmente. El psicólogo y uno de los autores del citado estudio, Keith Oatley, comentó: “Cuando te identificas con otra persona, el protagonista de una historia, descubres una parte de la vida que no habrías conocido de otra manera”.

5. Previene los cambios relacionados con la edad


El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos recomienda leer libros y revistas para mantener la mente activa. Según ellos, esto puede reducir el riesgo de que se produzca un deterioro cognitivo y el desarrollo de la demencia. Además, esta actividad puede proteger el cerebro y ayudarlo a adaptarse mejor para que pueda compensar los cambios en las condiciones de salud relacionados con la edad, que afectan a su funcionamiento.

6. Reduce el estrés

En 2009, un equipo de investigadores de la Universidad Seton Hall de Nueva Jersey (EE. UU.) estudió los efectos del yoga, el humor y la lectura en los niveles de estrés de los estudiantes. El estudio descubrió que 30 minutos de lectura reducían la presión arterial, el ritmo cardíaco y el estrés psicológico con la misma eficacia que el yoga y el humor. Los autores del documento señalan que las limitaciones de tiempo son una de las causas más citadas de los altos niveles de estrés en los estudiantes. Sin embargo, 30 minutos de lectura son fáciles de incorporar al horario para reducir los niveles de estrés sin distraerse de los estudios durante mucho tiempo.

7. Prolonga la vida

Investigadores de la Universidad de Yale, de Estados Unidos, han observado la vida de 3635 personas mayores de 50 años durante 12 años. Descubrieron que los que leían libros durante 30 minutos al día vivían en promedio 23 meses más que los que no leían libros en absoluto o solo leían revistas.

Los científicos atribuyen este efecto al hecho de que la lectura aumenta el compromiso cognitivo y la interacción. Hace que la gente piense en diferentes temas, estimula la imaginación, aumenta la concentración y desarrolla la inteligencia emocional y la capacidad de pensamiento crítico. Según los investigadores, esto se asocia con una mayor esperanza de vida.

Compartir este artículo