Cómo hacer un bullet journal

Un bullet journal, o agenda personal puede ser una gran aliada en el día a día. Puede ayudarnos a organizar y planificar nuestras distintas tareas, pendientes, reuniones, eventos y actividades de ocio, tanto de nuestra vida laboral como estudiantil. Además, nos permite realizar listas de todo tipo, incluso de entretenimiento.

Ideas en 5 minutos quiere ofrecerte una guía muy sencilla para que puedas crear tu propia agenda personal, diseñada de acuerdo con tus gustos y necesidades.

Qué necesitarás

Los materiales que utilizarás dependerán del uso que le darás a la agenda y de tus gustos personales. Sin embargo, el más importante de todos y que no puede faltar es el cuaderno o libreta.

  • Escoge uno de un tamaño que te resulte cómodo, ya sea grande (A4) o pequeño (A5). Si planeas utilizarlo como una agenda de bolsillo, lo más conveniente es que sea de un tamaño reducido.

  • Puedes elegir el tipo de impresión de hoja que más se ajuste a tus necesidades, por ejemplo, cuadriculado o rayado. Si quieres hacer dibujos o lettering en la agenda, puedes optar por hojas punteadas e incluso lisas. Estas te darán mayor libertad para plasmar tu creatividad.

  • El grosor de las hojas también es importante: estas no deben ser tan delgadas como para que la escritura con lápices o bolígrafos comunes las traspase. Si planeas realizar dibujos con acuarelas o plumones, las hojas deberán ser lo suficientemente gruesas para resistir los trazos sin rasgarse.

  • No necesariamente tiene que ser un cuaderno nuevo. Puedes reciclar alguno que ya tengas en casa o incluso crear uno tú mismo.

Aunque son opcionales, estas otras herramientas te serán muy útiles para escribir y organizar tu agenda:

  • Bolígrafos (negros y de colores, de punta fina y gruesa, de gel o incluso con diamantina... ¡Escoge los que más te gusten!)

  • Lápices (tanto de grafito como de colores)

  • Crayones

  • Plumones, rotuladores y marcadores de distintos tipos y colores

  • Pegatinas y estampas

  • Reglas de distintos tipos (para hacer líneas rectas, circulares, formas geométricas, con letras, etc.)

  • Washi tape o cintas decorativas (estas no solo te ayudarán a darle un toque diferente y creativo a tu agenda, sino que pueden ser muy útiles para pegar fotos, recortes, etc.)

  • Clips, señaladores y marcadores de páginas

  • Sellos y tintas

  • Notas adhesivas

  • Papeles decorativos

  • Pegamento

  • Tijeras

  • Borrador de tinta

  • Pinturas

Cómo organizar la agenda

El diseño y la diagramación de la agenda dependerán de tus necesidades; sin embargo, puedes organizarla de forma completa incluyendo las siguientes secciones:

  • Datos personales: puedes colocarlos en la primera página e incluir tu nombre, número telefónico, correo electrónico, teléfonos de confianza, etc. Todo esto será muy útil en caso de que pierdas la agenda, puesto que quien la encuentre podrá leer estos datos y devolverla a su dueño.

  • Número de páginas: enumerar cada una te servirá como punto de referencia y te permitirá mantener todo en orden en caso de que las hojas se desprendan o se despeguen del cuaderno.

  • Índice: este te permitirá acceder de forma más sencilla y rápida a cada sección de la agenda personal.

  • Calendarios: puedes colocar uno anual al principio de toda la agenda y luego los mensuales.

  • Planificadores: tanto mensuales y semanales como diarios.

  • Notas: puede ser un recuadro al final de cada hoja, a un lado o incluso un apartado específico. Esto es ideal para anotar todas aquellas cosas que no encajan en las secciones anteriores, como pequeños recordatorios, frases motivacionales, etc.

  • Listas: en tu agenda personal puedes realizar tu lista de compras para el supermercado, de películas que quieres ver o libros que deseas leer, e incluso tiendas que planeas visitar o música que vas a escuchar. También puedes hacer una lista de deseos, de metas para cumplir, de las mejores cosas que te pasaron en el día, etc. Todo esto te ayudará a enfocarte y a visualizar lo que deseas alcanzar.

  • Directorio telefónico: esta sección puede no ser tan indispensable actualmente, puesto que los móviles nos permiten agendar contactos de forma rápida y sencilla. Sin embargo, siempre es una buena idea tener los números telefónicos de nuestros amigos y seres queridos anotados en papel, en caso de que nuestro celular se rompa o lo extraviemos.

  • Tabla de gastos: diarios, semanales, mensuales e incluso anuales. Esta sección no solo te permitirá llevar un registro preciso del dinero gastado, sino que también te ayudará a ver qué cuentas debes pagar, qué cosas tienes que comprar, y cuánto puedes ahorrar después de hacer todo eso.

Sistema de signos y colores

Puedes hacer una selección especial de símbolos para anotar determinadas cosas en tu agenda. Estos te permitirán localizar más rápidamente lo que estás buscando, sin necesidad de leer texto por texto. Algunos pueden ser:

  • Círculo: para notas y recordatorios

  • Flecha: para listas, por ejemplo, de compras

  • Cuadrado: para tareas y quehaceres. De esta forma, podrás marcar las casillas a medida que vayas realizando las actividades.

  • Triángulo: para eventos y reuniones

  • Signo de exclamación: para tareas urgentes o muy importantes

Si quieres que tu agenda se vea muy colorida y llena de vida, también puedes usar un sistema de colores para poder localizar determinada información más rápidamente. Por ejemplo:

  • Rojo: para tareas importantes o urgentes

  • Amarillo: para actividades que debes realizar, aunque no con tanta prisa

  • Verde: para notas y recordatorios

  • Celeste: para eventos y reuniones

  • Morado: para listas, por ejemplo, de compras

Consejos para no abandonar tu agenda y convertirla en tu aliada

  • Al igual que con cualquier otro nuevo hábito, puede que al principio resulte complejo usar la agenda personal a diario. Lo importante es no desistir y convertirla en una compañera más que en un enemigo. Con el paso del tiempo y el uso constante, esta puede ayudarte a organizar mejor tu vida y a ser más productivo.
  • Organiza las actividades de acuerdo con su prioridad. Realiza siempre las más complejas o las que menos te gusten al principio del día, y luego avanza con las demás.
  • Elige un momento específico del día para revisarla y actualizarla. Puedes hacerlo después del desayuno y a la noche para saber qué debes hacer durante ese día y el siguiente.
  • Sé realista. Es muy importante que te plantees metas y actividades razonables, las cuales puedas llevar a cabo en el tiempo establecido. De lo contrario, el no poder cumplir con ciertas obligaciones te hará sentir frustrado, y eso podría llevarte a abandonar la agenda.
  • Si lo tuyo no es el papel y prefieres mantenerte en el ámbito de la tecnología, puedes crear tu propia agenda personal virtual. Puedes encontrar múltiples páginas en Internet que ofrecen este servicio, o incluso aplicaciones para el teléfono. Si ninguna te convence, puedes diseñarla en Word de acuerdo con tus gustos.
Compartir este artículo