Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos
Cómo planificar las comidas de la semana

Cómo planificar las comidas de la semana

No todos tienen tiempo para cocinar. Algunas personas incluso no disfrutan de esta actividad, por más importante que sea. Sin embargo, existe una forma de reducir cuánto tiempo le dedicamos a la cocina y poder comer algo casero todos los días.

En Ideas en 5 minutos, te mostraremos cómo lograrlo en tan solo unos simples pasos.

1. Planifica tu semana con anticipación

Primero, ten en cuenta qué te gustaría comer. Luego considera cuán variadas quieres que sean tus comidas. Otro aspecto importante es cuán quisquilloso eres con la comida.

Considera cuáles son las comidas que deberás empacar con antelación y las que consumirás en tu casa. Otro tipo de información que también te resultará útil para planificar tus comidas es saber si podrás disponer de un microondas o un refrigerador.

2. Tipos de preparación

Puedes preparar comidas de antemano. Esto implica cocinar un plato y luego lo guardas en el congelador o en el refrigerador para cuando quieras consumirlo.

Cocinar por lotes consiste en realizar múltiples comidas, separarlas en porciones y guardarlas. Este método es muy útil cuando preparas recetas sencillas.

La preparación de ingredientes implica ir preparando algunos pasos de la receta. Por ejemplo: puedes cortar los vegetales, mezclar las especias o incluso marinar algunos ingredientes de antemano. Así ahorrarás tiempo.

3. Cómo guardar la comida

Si quieres que tus alimentos se conserven calientes o fríos, necesitarás contar con el almacenamiento adecuado. Para recipientes herméticos, las mejores opciones son los térmicos o de acero inoxidable. Los de vidrio también son prácticos, pero debes ser más cuidadoso al manipularlos porque son frágiles. Todos ellos pueden ir al lavavajillas de forma segura.

Sin embargo, deberías evitar utilizar bolsas o contenedores reutilizables de plástico. Poseen disruptores endocrinos que pueden contaminar la comida y tener efectos negativos para la salud. Si los calientas en el microondas, también corres el riesgo de que algunos componentes del plástico terminen en tu comida.

4. Elegir las recetas adecuadas

Intenta elegir recetas que tengan distintos métodos de preparación. Por ejemplo: no escojas dos recetas que requieran del uso del mismo electrodoméstico para su preparación. Si lo haces, no podrás realizar simultáneamente tantos platos como te gustaría.

Una regla que puedes aplicar es cocinar una comida en el horno y otras dos en el calentador. Puede tratarse de la comida que más prefieras. También puedes pensar en opciones que no requieran cocción, como ensaladas o sándwiches.

5. Planifica con antelación y sé constante

Tener una rutina es esencial cuando planificas tus comidas. Si ya sabes cuándo vas a realizar las compras y cuándo vas a cocinar, entonces te podrás olvidar de estas actividades por el resto de la semana.

Realiza con antelación una lista de lo que quieres comprar así no debes volver a la tienda porque olvidaste algún producto.

Te conviene arrancar con la comida que más tarde en prepararse. Luego puedes proseguir con el resto de las recetas.

6. Cómo congelar tus comidas

Si no quieres que se contaminen los sabores, te conviene dividir los contenedores. Tampoco guardes la comida húmeda con la seca.

Cuando guardes la comida en la nevera, fíjate que la temperatura sea de 5 °C o menos. En el caso del congelador, la temperatura debería ser de −18 °C o menos. Asegúrate de enfriar las comidas rápidamente: 2 horas después de cocinarlas o de haberlas comprado.

Cuánto tiempo dura la comida

Los alimentos duran más en el congelador que en el refri. Por ejemplo: después de 3-4 meses, todavía es seguro cocinar carne picada. En el caso de la ternera, el cordero o el cerdo, durarán un poco más de tiempo: de 4 a 6 meses si son chuletas y de 6 a 12 meses si se trata de un bistec. Por último, un trozo de pollo y de pavo puede aguantar hasta 9 meses pero, si están enteros, hasta 1 año.

Si congelas restos de comida, podrás consumirlos de 2 a 6 meses después de cocinarlos. En cambio, las sopas y los guisos duran menos: 2-3 meses.

En lo que respecta a la conservación de alimentos en la nevera, la carne picada, las aves y los mariscos duran 1 o 2 días. La carne asada, los filetes y las chuletas entre 3-4 días. Los huevos cuando todavía tienen la cáscara pueden aguantar de 3 a 5 semanas y, por último, las claras de huevo solo de 2 a 4 días.

7. Recalentar la comida

Solo puedes hacerlo una vez. Puedes intoxicarte si intentas recalentar la comida más de una vez. Ten en cuenta de que estas comidas deberían recalentarse y consumirse dentro de las 24 horas después de haberlas descongelado. Calienta los alimentos a una temperatura de 75 °C.

Ideas En 5 Minutos/Recetas/Cómo planificar las comidas de la semana
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos