Cómo afilar un cuchillo

Cómo afilar un cuchillo

Cocinar no se trata solo de mezclar ingredientes en una olla. De hecho, es un proceso completo: desde ir a comprar los ingredientes al mercado hasta limpiar lo que se ensucia en la cocina. Cortar los ingredientes es una parte esencial del proceso, y tener cuchillos afilados puede hacer tu vida más fácil y segura (los cuchillos desafilados pueden ser muy peligrosos). Es por eso que en Ideas en 5 minutos, hemos elaborado un tutorial que te ayudará a afilar tus cuchillos de cocina en casa.

  • Existen muchas técnicas para hacerlo. Elegimos una que no requiere demasiado equipo especial y dejamos algunos consejos en el camino en caso de que quieras convertirte en un profesional.
  • Realmente no se recomienda usar afiladores de cuchillosafiladores eléctricos, porque pueden dañar tus cuchillos.

1. Reúne todo lo que necesites

En resumen, estos son los elementos que necesitarás:

  1. Una piedra de afilar (posiblemente más de una)
  2. Agua
  3. Una varilla de afilar

Debes tener en cuenta que hay muchos tipos de piedras de afilar. Los chefs profesionales usan kits con varias piedras de afilar, cada una con un grano diferente expresado en números. Cuanto menor sea el número, más tosca será la piedra de afilar.

  • Por lo general, se usa un grano menor a 1000 para reparar cuchillos con bordes astillados.
  • Se utiliza un grano de 1000 a 3000 para afilar cuchillos sin filo.
  • Un grano de 4000 a 8000 se utiliza para pulir los bordes de los cuchillos.

Para los principiantes, las piedras con un grano de entre 3000 y 6000 producirán resultados aceptables. Algunas piedras de afilar son de doble cara y tienen un “lado de molienda gruesa” y un “lado de molienda fina”.

2. Moja la piedra de afilar

El agua es el principal lubricante en este proceso. Algunas piedras deben remojarse en agua, mientras que para otras no es necesario. Lee atentamente las instrucciones de tu piedra de afilar para saber qué tipo tienes. Si debes remojar la tuya, sumérgela en agua y espera hasta que no salgan burbujas. Luego espera de nuevo de 5 a 10 minutos.

  • Consejo: No uses nunca aceite o cualquier otro lubricante con una piedra de afilar. Si tu piedra parece secarse mientras afilas un cuchillo, frota más agua sobre ella.

3. Coloca tu cuchillo en un ángulo de 20 grados sobre la piedra de afilar

Antes de usar la piedra de afilar, debes encontrar el ángulo en el que afilarás el cuchillo. Normalmente, hay que dejar, más o menos, 20 grados entre la parte superior de la hoja del cuchillo y la piedra.

  • Consejo: El ángulo de 20 grados es solo una aproximación que funciona bien para la mayoría de los cuchillos. Dependiendo del tipo de cuchillo con el que estés trabajando, el ángulo puede variar. Debes encontrar el ángulo exacto para el bisel de tu cuchillo moviendo la hoja hacia arriba y hacia abajo hasta que sientas que el borde esté nivelado con la piedra de afilar.

4. Coloca suavemente el cuchillo sobre el lado de grano grueso de la piedra

Para mantener este ángulo, debes intentar bloquear las muñecas, los codos y los hombros. Luego mueve la hoja a través de la piedra. Asegúrate de moverte en una sola dirección, alejando el cuchillo en tu dirección. Lo más importante es hacer un número igual de golpes uniformes en cada lado de la hoja.

Consejos:

  • Es posible afilar un cuchillo yendo hacia delante y hacia atrás a lo largo de la piedra de afilar, pero es más difícil mantener el ángulo de esa manera. Si eres un principiante, es posible que termines rayando el cuchillo con la piedra, lo que significa que tendrás que comenzar el proceso de nuevo.
  • Aplica entre 3 y 3,5 kg de presión. Puedes usar una balanza para presionar tu cuchillo si no estás seguro de tu posición de apoyo.

5. Cuando aparezca una rebaba en el borde, puedes pasar a un grano más fino

Para saber si tu cuchillo está listo, debes verificar si todo el borde del cuchillo tiene un extremo más delgado y fino, llamado rebaba. Una rebaba es un poco de metal de desecho que se forma en el borde. Cuando esto esté presente, sentirás un ligero agarre al mover el pulgar perpendicularmente sobre el borde. Continúa trabajando con el grano grueso si aún ves alguna inconsistencia sobre el borde de la hoja o cualquier viruta en lugar de una forma uniforme.

Ahora estás listo para pasar a un grano más fino. Mantén el mismo ángulo y realiza el mismo movimiento que hiciste en el paso anterior. Haz repeticiones de 10 en cada lado 3 veces.

6. Puedes hacer una prueba con una revista

Para comprobar si has conseguido afilar tu cuchillo, puedes intentar cortar una página de revista doblada. Una cuchilla afilada cortará fácilmente el papel, mientras que un cuchillo desafilado simplemente lo desgarrará. Otra forma de comprobarlo es intentar cortar un tomate o una cebolla. Si la hoja no se desliza fuera del borde y no se requiere presión para cortar, te darás cuenta de que has alcanzado el punto correcto.

Bono: Cómo pulir un cuchillo con una varilla afiladora

Pulir y afilar son procesos diferentes. Pulir los cuchillos hace que se enderece el filo de la hoja para obtener cortes más suaves y seguros, pero no lo afila. Se recomienda pulir los cuchillos semanalmente.

  1. Encuentra un ángulo de unos 20 grados entre la hoja y el afilador, manteniendo firme este último.
  2. Comenzando por el borde del cuchillo y la parte superior del afilador, tira del cuchillo hacia ti mientras dejas que la hoja se deslice hacia abajo con una presión muy suave.
  3. Para cuando la hoja llegue a la parte inferior del afilador, deberías estar en la punta del cuchillo. Deslízalo 3 o 4 veces por lado.

Consejo: Evita que la punta del cuchillo se deslice por el borde del afilador. Trata de detenerte antes o correrás el riesgo de redondear la punta con el tiempo.

Compartir este artículo