Cómo cocinar la carne según tu punto de cocción preferido, y algunos trucos para que quede sabrosa

La carne asada al horno o a la plancha es un plato que se prepara con mucha frecuencia. Es rico, nutritivo y rendidor. Sin embargo, aunque parezca fácil de hacer, en la práctica no siempre sale como esperamos. En Ideas en 5 minutos, te enseñamos el paso a paso para que al prepararla quede sabrosa y con el punto de cocción deseado.

Carne a la plancha

La carne a la plancha con puré, papas o ensalada es la opción elegida cuando queremos cocinar algo fácil, pero también nutritivo y magro. Se hace muy rápido, casi “vuelta y vuelta” y, conociendo bien la técnica para prepararla, queda deliciosa.

Estos son los cortes de carne más comunes e ideales para llevar a la plancha:

  • Bife de lomo
  • Lomo
  • Paleta
  • Bife de chorizo
  • Bife de costilla (también conocido como churrasco o churrasquito)
  • Ojo de bife

Modo de cocción

Paso 1. Sella la carne de un lado y del otro a fuego máximo

  • Así evitarás que pierda sus jugos y quede seca. Pasado este tiempo, baja el fuego.

Paso 2. Levántala y colócala sobre el mismo lado, pero en otro sentido

  • Así evitarás que se quede marcada en la carne la forma de la canaleta de la plancha; además, al bife le quedará la típica forma de rombo del bife a la plancha.

Paso 3. Dale vuelta

  • Hazlo cuando veas pequeñas gotitas de sangre sobre la superficie del churrasco.

Paso 4. Cocínalo “vuelta y vuelta”

  • Si lo quieres jugoso, dorado por fuera y rosado o rojo por dentro, cocínalo 2 minutos de un lado y 2 minutos del otro.

  • Si lo quieres bien cocido, déjalo de 4 a 5 minutos por lado.

Paso 5. Llévalo enseguida a la mesa

  • Espera un par de minutos y sirve la carne. Si la cortas antes, podrá perder sus jugos, pero si esperas demasiado, quedará dura y seca.

Claves para conseguir una cocción perfecta

Truco 1. A la hora de ponerla a la plancha, la carne debe estar a temperatura ambiente

Para que quede tierna, es mejor que la dejes un tiempo fuera de la heladera a temperatura ambiente. Nunca la cocines congelada o a medio descongelar; esto hará que quede dura (el consejo es válido para todos los cortes de carne y todos los modos de cocción).

Truco 2. Precalentar bien la plancha

Hazlo al menos durante 10 minutos y a fuego máximo; de lo contrario, la carne perderá sus jugos y terminará secándose.

Truco 3. Engrasar la superficie

Puede ser con un trozo de grasa cortada de la misma carne o con un chorrito de aceite. Esto hará que quede crocante y además se cocine parejo.

Truco 4. Agregar la sal en el momento adecuado

Mejor si la salas del lado cocido cuando la das vuelta o directamente en el plato. La sal hace que la carne libere su jugo; y esto ocurre aproximadamente a los 5 minutos de haberla echado. Ten esto en cuenta si no quieres que el bife te quede seco y duro.

Truco 5. No pincharla ni aplastarla contra la superficie de la plancha

Lo más conveniente es que manipules la carne lo menos posible mientras la cocinas. Intenta darla vuelta con unas pinzas o con dos tenedores, pero nunca la pinches; si lo haces, podrá perder todo su jugo y quedar seca.

Carne al horno

La carne al horno con papas, batatas y zanahoria es un plato ya clásico; y aunque lleve más tiempo de cocción que la carne asada a la plancha, lo cierto es que también es muy simple de preparar si se aprende la técnica.

Cortes de carne más comunes para llevar al horno:

  • Asado

  • Vacío

  • Tapa de asado

  • Colita de cuadril

Modo de cocción

Paso 1. Sella la carne

  • Llévala al horno a temperatura máxima entre 5 y 10 minutos. Esto hará que se “cierre” y no pierda sus jugos.

Paso 2. Baja el horno a 180 grados

  • Luego de sellar, y durante el resto de la cocción, la temperatura debe ser baja y constante.

Paso 3. Mientras la cocinas, riégala con su propio jugo

  • Esto la hará más jugosa y mucho más sabrosa; hazlo al menos dos o tres veces mientras dure la cocción.

Paso 4. Pínchala en el centro para verificar su cocción

  • Haz este paso cuando haya transcurrido el tiempo suficiente; intenta esperar según el punto de cocción que desees y comprobar esto solo una vez.
  • Tú decidirás cuándo está lista, según el punto de cocción que prefieras. Si pinchas y de la carne sale jugo rojo, significa que está muy jugosa; si sale rosa, está a punto y si sale marrón, está cocida (también puede ser que el líquido salga incoloro).

Paso 5. Deja reposar 10 minutos antes de cortar

  • Esto es para que los jugos que están dentro se asienten bien en la carne y no se pierdan al cortarla.

Claves para conseguir una cocción perfecta

Truco 1. Elige cortes de carne grandes

Así será más difícil que se reseque y se endurezca durante la cocción.

Truco 2. Precalentar el horno al máximo

Si la pones a hornear apenas lo has encendido, a la carne le costará sellarse y posiblemente pierda sus jugos.

Truco 3. Tener en cuenta el modo en que la acomodas dentro del horno

Si lo que estás cocinando es una carne con hueso, este deberá ir hacia abajo; si la carne que elegiste tiene una capa de grasa, al momento de cocinar esta debe ir hacia arriba.

Truco 4. Piensa antes el punto de cocción que quieres lograr y cocina en función de eso

Si la quieres tierna, mantenla 2 horas a temperatura ambiente antes de llevarla al fuego.

Si la quieres crocante, antes de ponerla a cocinar, sécala con un papel absorbente.

Si la quieres jugosa, déjala 15 minutos a temperatura ambiente antes de llevarla al horno.

Truco 5. Sazónala con tiempo

Cuanto más tiempo antes de llevarla al horno la sazones, mejor. Puedes hacerlo la noche anterior y dejarla en la nevera; así, los condimentos que hayas elegido llegarán hasta el centro de la carne.

Compartir este artículo