Cómo cortar frutas y verduras correctamente

La capacidad de pelar y cortar verduras y frutas rápidamente reducirá el tiempo que pasamos en la cocina preparando la comida. Y los platos bellamente servidos con la ayuda de diferentes frutas se verán aún más apetitosos.

Ideas en 5 minutos te comparte los secretos de cómo cortar frutas y verduras de forma fácil y rápida. Al final del artículo encontrarás un bono: aprenderás cómo cortar una sandía de manera fácil y hermosa con hilo dental o hacer una canasta llena de su pulpa con ella.

Pitaya

1. Corta los bordes de la pitaya de los 2 lados.

2. Corta la fruta por la mitad.

3. Corta la pulpa a lo largo en 4 partes iguales.

4. Y luego transversalmente, en 3 partes iguales. Pasa un cuchillo afilado entre la piel de la fruta y su pulpa, separando así una de la otra.

5. Toma de a un trozo de pulpa con un tenedor y disfruta del sabor de esta fruta exótica, también llamada fruta del dragón.

Piña

1. Corta la parte superior, que tiene las hojas, de la piña.

2. Corta la fruta por la mitad a lo largo.

3. Luego corta cada mitad por la mitad nuevamente.

4. Haz un corte entre el núcleo duro de la piña y la pulpa.

5. Y luego pasa el cuchillo entre la piel y la pulpa para cortar la pulpa.

6. Retira suavemente la pulpa de la canasta formada por la cáscara y el corazón de la piña.

7. Corta la pulpa de la piña en trozos iguales.

8. Coloca la pulpa cortada en una canasta hecha de los trozos más duros de la piña.

9. Coloca la pulpa cortada dentro de la canasta, escalonando los trozos.

10. Sirve el bello plato de canastas de piña.

Manzana

1. Corta un segmento de la manzana.

2. Utiliza un cuchillo para separar la piel de la manzana de su pulpa a una distancia de la base del trozo de aproximadamente 1/3 de su longitud.

3 y 4. Corta el núcleo duro de la manzana en triángulo, de modo que, de lado, el segmento de manzana se parezca al ala de una mariposa.

5 y 6. Con un popote de cóctel, haz orificios redondos en la parte superior e inferior de la rodaja de manzana.

7 y 8. Corta un trozo de manzana por la mitad, sin llegar a la piel ni cortándolo del todo.

9. Desdobla la pieza, deberías tener una mariposa.

10. Decora la fuente de frutas cortadas en rodajas con mariposas de manzana.

Consejo: para evitar que la manzana se oscurezca, rocíala con jugo de limón.

Durazno

1 y 2. Corta el durazno en 8 partes iguales moviendo el cuchillo en un círculo.

3. Luego corta el durazno por la mitad, moviendo también el cuchillo en círculo.

4. Toma las 2 mitades del durazno de modo que la sección transversal quede entre tus manos. Y haz un movimiento de rotación con las manos en direcciones opuestas, con una mano hacia ti y con la otra hacia el lado contrario.

5. Divide las 2 mitades. A continuación, retira el hueso y disfruta de los trozos prolijos de la fruta.

Pimiento morrón

1 y 2. Corta ambos bordes del pimiento. Luego córtalo a lo largo.

3. Quita el corazón con semillas del pimiento.

4. Desenrolla el pimiento y córtalo por la mitad.

5. Corta cada mitad por la mitad y apílalas. Luego corta los pimientos en tiritas.

6. Los pimientos están listos para guisos, ensaladas y otros platos.

Pepino

1. Toma una lata de refresco de metal y corta la parte superior con un cuchillo afilado.

2 y 3. En el fondo de la lata, haz un corte ancho en forma de U y dobla el metal hacia arriba.

4 y 5. Coloca el pepino en el agujero cortado en el fondo de la lata y gíralo con la mano. Como resultado, el pepino se cortará en espiral y se moverá dentro de la lata.

6. Usa el pepino cortado en espiral para decorar platos.

Mandarinas

1 y 2. Corta ambos extremos de la mandarina.

3 y 4. Corta la piel de la mandarina y despliega la fruta.

Mango

1 y 2. Corta la pulpa del mango a ambos lados del hueso.

3 y 4. Corta la pulpa de las mitades primero a lo largo y luego a lo ancho, retrocediendo aproximadamente 1 cm entre cada corte.

5. Presiona las mitades del mango desde el centro y la fruta estará lista para comer.

Granada

1. Corta la cáscara de la parte superior de la granada en forma de pentágono.

2 y 3. Pela la piel de la fruta. En el lugar del corte, verás líneas a lo largo de las cuales hay que seguir cortando.

4 y 5. Corta la fruta moviendo la hoja del cuchillo a lo largo de estas líneas.

6. Abre la granada cortada. ¡Buen provecho!

Kiwi

1. Corta la fruta por la mitad. Y toma el batidor de una batidora.

2 y 3. Inserta el batidor en la mitad del kiwi y gíralo en el sentido de las agujas del reloj.

4. Como resultado, obtendrás 4 rebanadas limpias sin rastros de piel. Los trozos de kiwi prolijos se pueden agregar a una ensalada de frutas, por ejemplo.

Bono: sandía

Opción número 1:

1. Toma 1/4 de sandía y un trozo de hilo dental. Enrolla los extremos del hilo alrededor de los dedos de ambas manos y ténsalo con fuerza entre ellos. Coloca el hilo tensado en el espacio entre la cáscara de la sandía y su pulpa.

2. Mueve gradualmente el hilo hacia ti.

3. Coloca el hilo dental estirado entre tus manos, sobre un trozo de sandía. Y con movimientos de arriba a abajo, corta la pulpa en trozos separados.

4. Escalona los trozos de sandía para obtener un plato bonito.

Opción número 2:

1. Coloca 2 bandas elásticas hacia arriba y hacia los lados de la sandía, a través del centro.

2 y 3. Desliza el cuchillo junto al elástico y corta 1/4 de la sandía. Luego corta el mismo segmento en el otro lado del elástico. Deja una tira de corteza de la sandía de unos 3 cm de ancho debajo del elástico: servirá de asa para la futura canasta de corteza de sandía.

4. Con una cuchara de helado, saca toda la pulpa de la sandía en bolitas. Coloca las bolitas de sandía en un recipiente aparte.

5. Libera la piel de la sandía de la pulpa completamente para que quede una canasta vacía.

6. Llena la canasta con las bolitas de sandía. ¡Buen provecho!

Compartir este artículo