Cómo crear tus propias macetas (7 ideas)

Si eres de las personas a quienes les gustan las plantas de todo tipo y tamaño y siempre están en búsqueda de macetas decorativas, Ideas en 5 minutos te enseña cómo crearlas tú mismo con elementos que tienes en casa, así podrás agregarles tu toque original.

1. Con la cáscara de una sandía

  1. Puedes utilizar la cáscara de una sandía cortada por la mitad. Usa una mitad completa, coloca una mezcla de cemento sobre su superficie, procura que la cantidad tenga un grosor de 1 a 2 centímetros. Júntala con la otra mitad rebanada en uno de sus laterales, como muestra la imagen.

  2. Agrega cemento sobre la cáscara; con la ayuda de una brocha, esparce la mezcla para que quede completamente adherida y tome su forma. Deja que se seque 24 horas.

  3. Luego decórala a tu gusto. En un lado puedes colocar suculentas y en el otro puedes crear un pequeño acuario.

2. Con envases plásticos

  1. Puedes reutilizar envases plásticos vacíos de desodorante. Remueve la tapa superior y fíjate que estén completamente limpios. Píntalos de varios colores.

  2. Luego de que la pintura se haya secado, coloca un pequeño imán con cinta adhesiva de doble cara y pégalo en el centro de uno de los laterales.

  3. Agrega tierra y planta una suculenta en cada envase.

  4. Los puedes adherir a la puerta de tu nevera o colocar sobre una superficie metálica.

3. Con una taza o un vaso

  1. Si tienes tazas o vasos que se han quebrado, les puedes dar una segunda vida convirtiéndolos en pequeños maceteros. Con pegamento líquido, fija piedras decorativas de colores sobre su superficie; procura que queden separadas, como lo muestra la imagen. Permite que se seque el pegamento.

  2. Luego cubre toda la taza con arcilla blanca, especialmente en los espacios entre las piedras adheridas.

  3. Inmediatamente, limpia cada pieza colorida con un paño húmedo, para evitar que queden cubiertas de arcilla.

  4. Coloca tierra y trasplanta una pequeña suculenta o un minicactus. Obtendrás una maceta llena de colores y puedes decorarla como gustes.

4. Con una silla

  1. Si tienes una silla que ya no usas, la puedes utilizar para tus plantas. Remueve el asiento y coloca un recipiente plástico que quepa bien ajustado en el espacio del asiento.

  2. Píntala con tu color favorito. Puedes utilizar uno o varios colores y patrones. Decórala a tu gusto.

  3. Deja que la pintura se seque bien antes de llenar de tierra el recipiente y plantar tus flores o plantas preferidas.

5. Con un organizador de zapatos colgante

  1. Las hierbas aromáticas no deben faltar en tu cocina. Utiliza un organizador de zapatos colgante. Fíjalo bien a la pared con la ayuda de un martillo y clavos. Luego, coloca tierra en cada bolsillo.

  2. Trasplanta hierbas como perejil, romero, orégano y demás.

  3. A la hora de preparar un platillo, tendrás a la mano estas hierbas, y además le darán un agradable aroma a tu espacio.

6. Con palillos chinos

  1. Con pegamento líquido, pega tres vasos de plástico o cartón por sus laterales.

  2. Luego, adhiere los palillos chinos a los vasos. Uno debajo de ellos y los otros en cada lado, como muestra la imagen. Usa pegamento líquido en cada extremo para que queden bien fijos.

  3. Añade una soga de 30 o 40 centímetros en cada extremo superior de los palillos. Anúdala bien o fíjala con pegamento. Utiliza estos pequeños maceteros para tus plantas y cuélgalos en tu habitación o en el jardín.

7. Con latas y pinzas para tender la ropa

  1. Recicla latas vacías y pinzas para tender ropa que ya no utilices. Desármalas y pega cada pieza alrededor de las latas. Permite que se seque bien el pegamento.

  2. Adhiere un retazo de soga o un cordón a su alrededor como lo indica la imagen. También puedes pintarlas si lo deseas.

  3. Estos pequeños maceteros son ideales para plantas decorativas, suculentas y cactus.

Compartir este artículo