Cómo lavar adecuadamente tus prendas de lana

Las prendas que contienen lana natural requieren un cuidado especial; de lo contrario, se estiran, encogen o se cubren con un exceso de bolitas. Antes, los artículos de este material se lavaban a mano, pero hoy en día incluso una lavadora común tiene programas adecuados. Solo hay que seguir algunas pautas simples.

Ideas en 5 minutos te contará cómo lavar y secar adecuadamente la lana natural para que no pierda su forma y apariencia.

Preparación para el lavado

No hay que remojar los productos de lana. Si el artículo está hecho de mohair, angora u otro hilo esponjoso, debe lavarse por separado; de lo contrario, la pelusa se asentará en otras prendas.

  • Se recomienda usar detergente líquido y suavizante de lana para lavar a máquina. Es deseable que el jabón contenga lanolina, ya que limpia y suaviza los tejidos.

  • Los champús y acondicionadores naturales para el cabello también sirven, pero su uso se recomienda solo si lavarás las prendas de lana a mano.

Lavado a máquina

Elige el modo correcto: si no hay un programa especial para lana, elige un lavado delicado o a mano. Comprueba otros ajustes: la temperatura del agua no debe superar los 30 °C, sin centrifugado y secado.

  • Se recomienda darle la vuelta a cada prenda y colocarla en una bolsa de malla para ropa individual.

  • Si la prenda se destiñe, usa toallitas especiales antimanchas, las cuales absorberán el exceso de tinte.

Lavado a mano

En agua fría o tibia (no más de 30 °C), diluye el detergente con acondicionador o champú para el cabello, creando la mayor cantidad de espuma posible. Luego sumerge la ropa sucia y apriétala varias veces para que todo el aire entre las fibras de lana se libere. Déjala en remojo durante 10 minutos.

Importante: no hay que colocar jabón en polvo ni detergente directamente sobre la prenda de lana.

A menudo, las mangas y el cuello del producto, que es donde se acumula más suciedad, requieren una atención especial. Aplica más espuma y déjala actuar un rato. Si lo deseas, espolvorea un poco de bicarbonato de sodio encima y déjalo actuar de 10 a 15 minutos. Luego quítalo.

Importante: no debes frotar los lugares sucios, porque el roce mecánico daña las fibras de la lana, volviéndolas más delgadas y rasgándolas.

Antes de enjuagar los artículos de color en el agua fría, agrega 1 o 2 cucharadas de vinagre común por cada 6 a 8 litros de agua. Esto protegerá la prenda de la decoloración y el olor desagradable desaparecerá durante el secado. Enjuaga el artículo con agua fría y limpia nuevamente, apretando de forma suave durante un minuto. Escurre y vuelve a enjuagar con agua limpia otra vez.

Cómo secar y planchar correctamente

  • Después del lavado, exprime la prenda de lana suavemente, apretándola dentro de una toalla. No debes retorcer el material.

  • Extiende una toalla seca en una secadora y coloca la prenda de lana encima. Deja secar. Es importante que la superficie sea horizontal y el producto no se estire. Puedes secar la prenda extendiéndola sobre una toalla en un sofá o cama.

  • Puedes acelerar el secado con un secador de pelo normal. Debe mantenerse a una distancia de 30 cm del material. Esto se recomienda si el secado de la prenda de lana de la forma habitual tarda más de un día.

  • Una vez seca, dale la vuelta a la prenda y plánchala con vapor en el modo de lana. Es deseable que la superficie de la plancha sea de teflón, ya que esto protegerá el material de daños. También puedes usar una vaporera.

  • Si es necesario, retira las bolitas de la parte frontal con una máquina especial o unas tijeras de manicura.

Compartir este artículo