Cómo lavar la ropa correctamente

Lavar la ropa parece ser una tarea sencilla: simplemente pones tu ropa en la máquina, agregas un poco de detergente y seleccionas el modo deseado. De hecho, los detalles (la temperatura del agua, el almacenamiento de la ropa antes de lavarla, la cantidad de detergente y mucho más) determinan cuánto durará tu ropa.

Ideas en 5 minutos tiene instrucciones preparadas sobre cómo lavar las prendas correctamente. Analizamos los consejos de expertos y nos adentramos en los detalles, desde clasificar la ropa hasta la frecuencia de lavado recomendada.

Cómo guardar la ropa antes de lavarla

Idealmente, en un cesto de ropa especial. Al mismo tiempo, debe tener una tapa para que la ropa sucia no quede a la vista, y agujeros para el flujo de aire, para que la ropa no se apelmace y no acumule un olor desagradable.

Debes tener en cuenta que el tambor vacío de la lavadora no es el mejor lugar para guardar la ropa sucia. La humedad del lavado anterior se absorberá en la ropa y provocará olores desagradables, crecimiento de moho y bacterias.

Cómo clasificar tu ropa correctamente

  • Según el color: separa la ropa en blanca, gris, negra y de color. Los dos últimos grupos se pueden combinar si todas las prendas ya se han lavado varias veces. Las prendas nuevas de color negro o multicolor deben lavarse por separado las primeras 2 a 3 veces. También se recomienda separar la ropa gris de otras prendas. Si la lavas con la blanca, entonces puede teñir las prendas de colores claros, y si la mezclas con la ropa negra y multicolor, entonces se teñirá de estos colores.

  • Según la tela: lava la seda, el algodón, la cachemira y los sintéticos por separado. Necesitan una temperatura y un ciclo de lavado diferentes. También se recomienda separar los tejidos que producen mucha pelusa durante el lavado (chenilla, franela, etc.) de las telas que atraen las vellosidades (por ejemplo, pana).

  • Según qué tan sucia este: separa los artículos muy sucios de los poco sucios, ya que estos últimos, por el contrario, pueden ensuciarse aún más.

Temperatura de lavado

La mejor manera de averiguar la temperatura de lavado correcta es revisando la etiqueta de cada prenda. Verás que se pueden recomendar diferentes temperaturas para artículos hechos del mismo material. Por ejemplo, las toallas de felpa de algodón se lavan a 60 °C, mientras que el satén de algodón se lava a 40 °C.

Si no hay etiqueta, utiliza las recomendaciones generales:

  • El agua caliente (60 °C o más) es adecuada para telas resistentes muy sucias. Por ejemplo, ropa de cama de algodón, toallas de baño y toallas de cocina. Además, esta temperatura desinfecta perfectamente las prendas: las bacterias comienzan a morir precisamente a los 60 °C.

  • El agua tibia (aprox. 40 °C) es adecuada para las prendas de punto, sintéticos y jeans.

  • El agua fría (30 °C) es una excelente solución para tejidos delicados como la seda, la cachemira o la lana. Además, se recomienda lavar las prendas nuevas de color negro y multicolor en agua fría. Reducirá la probabilidad de que los colores se desvanezcan después del primer lavado. La temperatura de 30 °C también es adecuada para simplemente refrescar las prendas que no están sucias.

La ropa delicada

Idealmente, las telas delicadas como la seda, la lana y la cachemira deben lavarse a mano. Para hacer esto, remójalas en un recipiente con agua fría, agrega detergente en polvo o un detergente especial para cada tipo de tejido, déjalo al remojo por media hora y luego lávalas a mano.

Si este método te parece muy complicado, entonces compra bolsas de lavado especiales, mete los artículos delicados dentro, échalas en la máquina y configura el modo de lavado delicado.

Estas bolsas también se recomiendan para lavar la ropa interior: evita que los encajes y los adornos decorativos se enganchen a los accesorios de otras prendas.

El uso de detergente

Depende de cada detergente en particular, así que asegúrate de leer la información en el empaque y sigue estrictamente las instrucciones. Agregar el detergente “a ojo” puede empeorar la calidad del lavado si es insuficiente y provocar enjuagues repetidos, tiempo de lavado más prolongado y desperdicio de agua si echaste demasiado.

El uso de suavizante

El suavizante se agrega al final del lavado. Si has lavado las prendas a mano, vierte agua limpia en la palangana, diluye el acondicionador, remoja la ropa y enjuágala varias veces. Busca la información acerca de la cantidad recomendada y el tiempo de remojo en la botella del producto.

Si lavas en la máquina, agrega el suavizante en el compartimiento especial. Suele ser más pequeño que otros y es de un color diferente. Cuando se activa el modo de enjuague, el suavizante será añadido automáticamente al agua y refrescará la ropa.

La frecuencia de lavado

Las recomendaciones generales son las siguientes:

  • hay que lavar los calcetines, la ropa interior, los bañadores y las camisetas después de cada uso;

  • camisas y sostenes: después de 2 a 3 usos;

  • jeans, pijamas, toallas: después de 3 a 4 usos;

  • ropa de cama: cada 2 semanas o con más frecuencia.

También se recomienda lavar las prendas blancas y hechas de seda después de cada uso, ya que son más propensas a ensuciarse.

¿Conoces algunos trucos de lavado? No dudes en compartirlas en la sección de comentaros.

Compartir este artículo