Cómo limpiar el horno

Los vapores y el hollín que queda en las paredes del horno pueden afectar la calidad y el aroma de los alimentos que estás cocinando. Y la grasa y los trozos de comida quemada manchan el cristal y hacen imposible verificar el proceso de cocción.

Ideas en 5 minutos te contará cómo limpiar el horno correctamente, con qué frecuencia hay que hacerlo y de qué manera podemos evitar que se ensucie nuevamente.

¿Qué herramientas se necesitan?

Para limpiar el horno necesitarás:

  • Guantes de goma gruesos

  • Periódicos viejos o toallas de papel desechables

  • Esponja

  • Trapo

  • Producto limpiador de horno

  • Vinagre

  • Bicarbonato de sodio

Cómo limpiar el horno con un producto limpiador común

  1. Extiende periódicos viejos o toallas de papel en el piso frente al horno para evitar que la suciedad y el producto limpiador ensucien el suelo.

  2. Retira del horno las bandejas para hornear, las rejillas de alambre, etc.

  3. Ponte guantes y rocía la solución limpiadora dentro del horno. Empapa bien la pared posterior, los lados, la parte inferior y superior del horno y su puerta. Si tienes un horno eléctrico, no rocíes el producto sobre los elementos calefactores; si tienes un horno de gas, no rocíes el lugar por donde sale el gas.

  4. Después de pulverizar, cierra el horno y deja que el agente actúe durante el tiempo indicado en la etiqueta. Suele ser de 20 a 30 minutos.

  5. Abre el horno, toma un trapo húmedo y limpia el interior. Trata las manchas difíciles con la parte abrasiva de la esponja.

  6. Enjuaga el trapo y vuelve a limpiar el horno hasta eliminar los restos del limpiador.

Cómo limpiar el horno con bicarbonato de sodio y vinagre

Si prefieres usar productos naturales, prueba limpiar tu horno con vinagre y bicarbonato de sodio. Para hacerlo, repite los primeros 2 pasos del método anterior y luego:

  1. Haz una pasta de bicarbonato de sodio. En un tazón pequeño, mezcla media taza del polvo con 3 cucharadas de agua.

  2. Usa guantes y extiende la pasta por todo el interior del horno, evitando el contacto con los elementos calefactores. En el proceso, la pasta puede mezclarse con la suciedad y volverse marrón. Eso es normal. Procura cubrir el horno con el producto completamente, prestando especial atención a las zonas engrasadas.

  3. Cierra el horno y deja reposar la pasta durante 12 horas. Es más conveniente aplicar el bicarbonato de sodio por la noche para permitir que el producto actúe hasta el día siguiente.

  4. Abre el horno, toma un trapo húmedo y limpia el interior. Trata las manchas difíciles con la parte abrasiva de la esponja.

  5. Rocía vinagre dentro del horno, donde hayan quedado residuos de bicarbonato de sodio. El vinagre reaccionará con él y formará una espuma suave.

  6. Enjuaga el trapo y limpia el horno nuevamente hasta que se hayan eliminado el bicarbonato de sodio y el vinagre restantes.

Con qué frecuencia se debe limpiar el horno

Depende de la frecuencia de uso. Si cocinas en el horno constantemente, límpialo una vez cada 3 meses. Si lo haces raramente, basta con 1 o 2 veces al año.

Además, se recomienda limpiar el horno nuevamente si encuentras manchas de grasa difíciles, si sientes un olor desagradable o notas humo al cocinar.

¿Cómo mantener limpio el horno?

  • Utiliza bolsas especiales para hornear cuando prepares carnes, pescados, verduras y otros alimentos que produzcan mucho jugo o grasa al cocinarse.

  • Al verificar la preparación de un plato, saca la bandeja para hornear en lugar de hacerlo directamente en el horno.

  • Tan pronto como termines de usar el horno, coloca dentro un recipiente resistente al calor lleno de agua, enciende el horno a máxima potencia y déjalo funcionar durante 20 minutos. Esto ayudará a eliminar la suciedad y la grasa de las paredes del horno. Cuando esté lo suficientemente frío, pasa un trapo por las paredes del interior para quitar las manchas.

Imagen de portada Ideas en 5 minutos
Compartir este artículo