Cómo limpiar el inodoro correctamente

El baño es uno de los ambientes de la casa que requiere de una limpieza delicada y mantenimiento diario. Pero si sigues las recomendaciones correctas, podrás llegar al resultado deseado sin perder mucho tiempo y esfuerzo.

Ideas en 5 minutos te ofrecerá instrucciones simples paso a paso para ordenar y mantener limpio el inodoro.

Cómo limpiar el inodoro correctamente

Paso 1: Antes que todo, ponte guantes de goma para proteger tus manos. Luego, aplica el limpiador desinfectante en el inodoro. Si lo deseas, usa un pulverizador. Realiza movimientos de arriba abajo comenzando por la tapa del tanque y bajando lentamente hasta la base del inodoro. Limpia todas las piezas que sobresalgan, y no te olvides de aplicar el líquido por debajo del asiento y la tapa. Evita la parte interior de la taza. Deja actuar durante 5 minutos.

Paso 2: Mientras tomas un destapador para tapar el agujero por donde baja el agua, empuja y tira de la manija. Repite ese movimiento varias veces. No te preocupes si el nivel de agua baja, ya que esto es normal.

Nota: Si te parece que el inodoro descarga de forma incorrecta, puedes destapar el desagüe con agua caliente. Para hacerlo, hierve el agua en una tetera, déjala enfriar 1-2 minutos y tírala al inodoro. Es mejor hacer este procedimiento en épocas calurosas, ya que, si hace mucho frío, la cerámica podría romperse debido al extremo cambio de temperatura. Otro remedio es el refresco: llena el inodoro con medio litro de la bebida y déjala actuar durante la noche. Por la mañana, simplemente descarga el agua.

Paso 3: Aplica limpiador especial en la parte interior de la taza del inodoro. Es mejor utilizar un recipiente con un pico extendido para poder llegar a la zona por debajo del borde.

Paso 4: Limpia el piso y las paredes alrededor del inodoro con un limpiador a base de enzimas. Este producto también te ayudará a quitar olores. En caso de no tener un artículo de este tipo, puedes aplicar uno universal o desinfectante.

Paso 5: Repasa las superficies exteriores con toallas de papel, de arriba hacia abajo. Si en las partes metálicas o en la unión del asiento con el tanque queda suciedad, vuelve a aplicar el limpiador desinfectante, repasa las zonas con un cepillo de dientes viejo y luego vuelve a limpiar todo con toallas de papel. También pasa el cepillo por la zona donde el inodoro se apoya contra el piso.

Paso 6: Ahora repasa con las toallas de papel el piso y las paredes donde anteriormente aplicaste limpiador.

Paso 7: Limpia bien la superficie de la taza con un cepillo de inodoro, en la zona inferior del borde, y ve bajando. Cuando termines, enjuaga el cepillo apretando el botón de descarga. Ponlo en el borde del inodoro, de tal forma que las cerdas queden suspendidas sobre la taza, y baja el asiento. Espera hasta que se seque.

Nota: Para quitar el sarro, prueba una piedra pómez mojada con agua (una roca seca puede dañar la superficie del inodoro). Para una limpieza frecuente es mejor utilizar un cepillo de silicona ya que es más fácil de limpiar y desinfectar. Adicionalmente, este material acumula menos bacterias y durará mucho más que los comunes.

Cómo mantener la limpieza y el orden

  • Algunas secciones del inodoro pueden ser de materiales baratos que, con el tiempo, pierden su aspecto visual. Por ejemplo, los tornillos y tuercas de las partes metálicas comienzan a perder el brillo y se oxidan. Para evitarlo, aplica una capa protectora de esmalte de uñas transparente.
  • También puedes preparar una solución desinfectante mezclando 60 ml de vinagre blanco, 60 ml de alcohol, 300 ml de agua y 15 gotas de tus aceites esenciales preferidos. Pasa el líquido a un pulverizador. Aplica sobre la superficie, espera 10 minutos y luego repasa con una toalla de papel. Ya que esta mezcla contiene vinagre, no puedes rociarla en objetos de piedra natural como el mármol o el granito.

Para mantener la limpieza y frescura en el baño, prepara pastillas para el inodoro de la siguiente manera:

  1. Mezcla 2 tazas de bicarbonato de sodio, 1/3 de taza de ácido cítrico, 2 cucharas de agua oxigenada al 3 %, 15 gotas de aceite esencial de limón y 5 gotas de aceite esencial de menta. Agrega unas gotas de colorante alimentario disuelto para añadir color. Llena una hielera con la mezcla y déjala endurecer.
  2. Tira 1 o 2 pastillas al inodoro cada 2 a 3 días, espera a que se produzca espuma y luego descarga el tanque.
  • En vez de pastillas, puedes usar un limpiador sólido para inodoros que viene en canastas con bolitas o gel. Muchos de estos productos también desinfectan y limpian la superficie interior durante cada descarga, además de evitar la aparición de sarro y mal olor.
  • En general, estos limpiadores se sujetan al borde del inodoro. Pero también pueden fijarse entre el borde y la superficie de la taza. Así se verán de forma más estética.
Compartir este artículo