Cómo organizar correctamente un espacio de trabajo en casa

Al trabajar desde casa, la mayoría de la gente usa una laptop o una computadora de escritorio, un teclado inalámbrico y un mouse o un panel táctil. También es probable que tengas un monitor externo. En cualquier caso, es mejor asegurarse de que estás organizando todo de la manera correcta, ergonómicamente.

Ideas en 5 minutos investigó un poco sobre lo que dicen los expertos acerca de la organización de un espacio de trabajo, y esto es lo que ha encontrado.

1. Consigue los accesorios adecuados

  • Si usas una laptop porque no tienes un lugar de trabajo fijo, colócala en un soporte para elevarla a la altura de los ojos, luego usa un teclado y un mouse inalámbricos separados para mantener una posición neutral con los brazos y las muñecas. Una estación de acoplamiento es un gran complemento para dejar todas las demás conexiones de la computadora libres, y puedes quitarla fácilmente cuando decidas trabajar en otro lugar.
  • Si tienes un lugar de trabajo fijo, es probable que también tengas un monitor y una computadora portátil o de escritorio. Un monitor de 25 a 27 pulgadas funcionará bien si no compras los más baratos y si tienes un conector de pantalla adecuado. Si bien la mayoría de los monitores son ajustables, es posible que debas invertir en un elevador de pantalla para obtener la configuración ideal (algunos libros o una caja vieja también pueden servir).

En cualquier caso, también puedes invertir en unos auriculares, preferiblemente con cancelación de ruido, para que puedas unirte a las conferencias en línea y escuchar música sin molestar a los demás; por otro lado, pueden ayudarte a concentrarte mejor. Algunas personas recomiendan adquirir también una impresora/fotocopiadora/escáner multifuncional, pero esto depende de tus necesidades de tener cosas en papel.

2. La organización ideal

La razón por la que las estaciones de trabajo de una oficina están configuradas de una manera determinada es para asegurarse de que los tobillos, las rodillas, las caderas y los codos estén alineados en un ángulo de 90 grados. Cuando están desalineados, los músculos se tensan en exceso y eso puede provocar lesiones.

Sin embargo, encontrar la alineación correcta puede ser complicado, ya que la altura promedio de un escritorio es de 73 a 76 cm y, para algunas personas, puede ser demasiado alto o demasiado bajo. Entonces, el primer paso es ajustar la silla. Asegúrate de que tus codos estén doblados a 90º. Los brazos deberían estar planos sobre el escritorio con las muñecas en una posición neutral, sin flexionar hacia arriba ni hacia abajo, ya que eso ejerce presión sobre ellas.

  • Nota: Si no tocas el suelo con los pies, utiliza un apoyapiés o resmas de papel apiladas.

En cualquier caso, tu columna debe permanecer siempre recta. El respaldo y el apoyo lumbar de tu silla evitarán que te encorves durante el día. Aun así, encontrar el lugar perfecto para el monitor es clave para una buena ergonomía. Ese lugar puede cambiar para cada persona, por lo que tendrás que experimentar con la ubicación, pero puedes utilizar estos consejos como guía.

  • La parte superior de la pantalla debe estar a la altura de los ojos o ligeramente por debajo de ellos. De esa forma, mantendrás los hombros nivelados y no encorvarás la espalda. Tus ojos deben mirar ligeramente hacia abajo al mirar el centro de la pantalla para ayudar a mantener tu cuello en la alineación adecuada.
  • Coloca el monitor al menos a 50 cm (aproximadamente la longitud de un brazo) de tus ojos, y más lejos si es grande.
  • Inclínalo hacia atrás de 10 a 20 grados (o de 30 a 45 grados si usas lentes bifocales) para asegurarte de que estás mirando la pantalla en ángulo.
  • El brillo no debe ser demasiado tenue ni demasiado intenso. Una buena regla general es que la intensidad de la iluminación del monitor sea un poco más brillante que la iluminación ambiental. Esta última debería ser suficiente para leer documentos en papel sin necesidad de luz adicional.

Si trabajas con dos monitores, considera cómo los usas:

  • Si tienes un monitor principal, debe estar frente a ti.
  • Si usas ambos monitores por igual, deben estar alineados de modo que estés en el medio de los dos.

La ergonomía debe desempeñar un papel importante en tu decisión sobre qué teclado y mouse usar, ya que la posición de las manos, las muñecas, los brazos y los hombros se ve afectada por ellos. Cada uno debe estar en equilibrio para reducir la posibilidad de desarrollar lesiones.

  • Donde terminan tus manos es donde debería estar tu teclado.
  • Tu mouse debe estar al lado de tu teclado, y debes moverlo con las muñecas en lugar de con el codo para evitar tensiones.
Compartir este artículo