Cómo planchar ropa si no tienes una plancha a mano

Sucede que la plancha se rompe en el momento más inoportuno o simplemente no está a mano cuando necesitas deshacerte de las arrugas de tu ropa. Además, hay telas que pueden deteriorarse por la exposición a altas temperaturas, pero que también necesitan un planchado de vez en cuando.

Importante: hay materiales que los fabricantes no recomiendan lavar, planchar, exponer al agua o a altas temperaturas. Para las prendas hechas con tales telas, los métodos que se describen a continuación para deshacerse de las arrugas no son adecuados.

En Ideas en 5 minutos te ofrecemos 7 formas sencillas de eliminar las arrugas de tu ropa sin plancha de calor ni de vapor.

Método n.º 1: Agua con suavizante

Toma una botella con atomizador. Vierte 500 ml de agua fría y 1-2 cucharadas de suavizante para la ropa. Sacude bien. Rocía la prenda deseada por la parte de la espalda con esta composición y plancha con las manos, alisando los pliegues. Luego repite los pasos, pero en la parte del frente. En pocos segundos, la tela se volverá suave, agradable al tacto, y las arrugas desaparecerán.

Importante: la eficacia de un truco antiarrugas de este tipo depende en gran medida de la composición del suavizante de ropa. Si 2 cucharadas no son suficientes, puedes duplicar la dosis.

De esta forma podrás eliminar pliegues y ligeras arrugas en tejidos delicados, seda natural y lana sin dañarlos.

Consejo: puedes verter este producto en una botella pequeña para llevar contigo en todo momento y eliminar las arrugas de la ropa que se arruga fácilmente. Para hacer esto no necesitas quitarte la prenda; simplemente rocía el material directamente sobre ti con el producto.

Método n.º 2: Secador de cabello y agua

Vierte agua en una botella con atomizador. Pulveriza ligeramente sobre la ropa, prestando especial atención a las zonas con pliegues pronunciados. Luego estira ligeramente el material planchándolo con las manos y sécalo con un secador de cabello.

Importante: se puede usar aire caliente cuando se trabaja con algodón, pero para telas delicadas, solo el ajuste frío es adecuado.

Método n.º 3: Plancha de cabello

Enciende tu plancha alisadora de cabello. Limpia su superficie con una toalla de papel o toalla tradicional. Deja que se caliente. Luego podrás usarla como una pequeña plancha: sostén el material entre sus extremos durante unos segundos y desliza suavemente hacia un lado, planchando la tela.

Consejo: este aparato puede alcanzar altas temperaturas, por lo que alisará rápidamente camisas y jeans de algodón o lino. Pero para telas finas o delicadas no funcionará, porque puede quemarlas y arruinarlas.

Método n.º 4: Ducha caliente

En este caso, puedes combinar el cuidado de la ropa y el aseo personal. Cuelga la prenda en un gancho y asegúrala a la pared de la ducha o al soporte de la cortina para que el vapor del agua caliente, mientras te duchas, penetre en ella y alise las arrugas. Déjala durante 10-15 minutos en la ducha, y luego llévala a otra habitación para que se seque o hazlo con un secador de cabello.

Las prendas de lino o de mezclilla pueden tardar más en alisarse. El proceso puede acelerarse si antes de dejar el artículo en la ducha mezclas en una botella 500 ml de agua y 2-3 cucharadas de acondicionador para el cabello. Rocía la prenda con este preparado.

Método n.º 5: Secadora de ropa

Si tienes una secadora de ropa, prueba poner tus prendas en ella. Agrega un par de cubitos de hielo y ejecuta un ciclo de secado a alta temperatura durante 10 minutos. A medida que el hielo se derrita y el vapor se acumule, las arrugas de tu ropa desaparecerán.

Importante: primero revisa la etiqueta de la prenda, porque no todos los materiales pueden exponerse a altas temperaturas o secarse en secadora.

Método n.º 6: Toalla húmeda

Coloca una toalla sobre una superficie horizontal. Rocíala ligeramente con agua fría para humedecerla un poco. Pon la prenda arrugada encima de la toalla. Plancha con las manos. Luego cubre con otra toalla también humedecida con agua fría. Deja que actúe durante 20-30 minutos. Después de eso, saca la prenda, agítala vigorosamente varias veces y deja que se seque durante 5-10 minutos.

Este método también es adecuado para planchar tejidos delicados y prendas de lana.

Método n.º 7: Cazo con agua o tetera

Vierte agua en un cazo limpio de fondo plano y deja que hierva. Coloca la prenda en una tabla o superficie plana, y luego usa la olla con agua caliente como si fuera una plancha para eliminar las arrugas.

Puedes usar un hervidor normal en lugar de un cazo. Vierte agua en él, espera a que hierva, luego retira del fuego y colócalo sobre la mesa. Ahora utilízalo como vaporizador: sostén tu ropa sobre el pico de la tetera de donde proviene el vapor para eliminar las arrugas.

También puedes planchar la mayor parte de la tela con un cazo y eliminar las arrugas profundas con vapor. Este método es ideal para el algodón y el lino, pero puede dañar los materiales delicados, como la lana, la seda y los sintéticos.

Compartir este artículo