Cómo quitar la grasa y la suciedad de los muebles de la cocina

Si eres de aquellos a quienes les encanta cocinar, sabes que el trabajo de limpiar la cocina requiere tiempo y constancia. Muchas veces, al freír los alimentos o al manipular los muebles de la cocina con las manos sucias, estos pueden llegar a ensuciarse de grasa.

Ideas en 5 minutos te ofrece algunos métodos que te ayudarán a remover la grasa acumulada sobre la superficie de los gabinetes de tu cocina. Procura ponerlos en práctica cada 15 días, así podrás mantenerlos impecables.

Interior

1. Vacía cuidadosamente el interior de los gabinetes. Si tienes platos, tazas o vasos, colócalos en un lugar de la cocina donde los puedas ubicar sin peligro de que se caigan.

2. Luego, aspira o remueve el polvo y la suciedad de la superficie con un paño de microfibra.

3. Añade partes iguales de vinagre y agua tibia a una botella con aspersor. Rocía el interior de los gabinetes y límpialos con un paño de microfibra. Procura realizar movimientos circulares.

Permite que el área se seque bien antes de colocar lo que retiraste previamente.

Exterior

Método 1: Jabón de Castilla + agua caliente

1. En una botella de espray, mezcla medio litro de agua caliente con 3 cucharadas de jabón de Castilla y 20 gotas de aceite de árbol de té. Sella la botella con su aspersor y agítala bien.

2. Rocía el líquido sobre un paño de microfibra, humedécelo y limpia vigorosamente las puertas y las superficies de los muebles de cocina con movimientos circulares.

3. Toma otro paño suave y seca bien cada una de las áreas que limpiaste. Es muy importante que no dejes nada de líquido sobre ellas, la humedad puede manchar o estropear el material.

Método 2: Aceite + bicarbonato de sodio

1. En un tazón, combina dos partes de bicarbonato de sodio con una parte de aceite vegetal hasta que se forme una pasta espesa. Prepara lo suficiente como para cubrir la superficie de los muebles de tu cocina, especialmente los más sucios.

2. Toma una cantidad pequeña de pasta con un cepillo de cerdas pequeño y frótalo suavemente sobre las puertas y las manijas de tus gabinetes.

3. Usa un paño suave para restregar con la pasta la superficie de los anaqueles. Asegúrate de cubrir los rincones, las ranuras y las grietas de las puertas, especialmente en aquellos muebles instalados alrededor de la estufa y el horno.

4. Enjuaga el paño con agua limpia, escúrrelo y remueve la pasta que colocaste. Para finalizar, seca con un limpión toda el área que limpiaste.

Método 3: Limpiador a base de cítricos

1. En un frasco con tapa hermética, coloca cáscaras de cítricos (naranja, mandarina o limón) y llénalo con vinagre blanco. Deja reposar esta mezcla durante dos o tres semanas. Luego, retira las cáscaras y transfiere el líquido a una botella con aspersor.

2. Rocía la preparación sobre la superficie de tus armarios de cocina. Permite que el líquido actúe de 5 a 10 minutos.

3. Emplea una esponja o un paño de microfibra humedecido con agua tibia para remover la grasa. Notarás que se despega sin mucho esfuerzo. En caso de que encuentres grasa muy pegada, vuelve a echar el líquido sobre esa zona y espera de 5 a 10 minutos más.

4. Seca bien la superficie donde aplicaste el líquido con la ayuda de un paño de microfibra limpio. De esta manera evitas que la humedad dañe el material de tus muebles de cocina.

Recomendaciones

  • Lávate las manos con frecuencia mientras cocinas. Esto evitará que la grasa de tus manos quede adherida a las manijas y puertas.
  • Para evitar la acumulación de grasa en los muebles de cocina, límpialos cada semana. Utiliza un paño o una esponja húmeda con desengrasante para eliminar huellas y residuos de comida.
  • Remueve las salpicaduras o los derrames con un paño o esponja humedecida con agua tibia lo más pronto posible. Cuanto más tiempo permanezca una sustancia sobre la superficie de tus gabinetes, más difícil será eliminar las manchas.
  • Mantén los electrodomésticos que generen calor, como cafeteras y tostadoras, lejos del interior o de la superficie de los muebles; el exceso de calor y humedad puede dañarlos permanentemente.
Compartir este artículo