Cómo elegir una báscula

Una báscula no es exactamente imprescindible, pero es muy útil. Y no solo para quienes intentan controlar su peso: también es útil en el hogar. Afortunadamente, hoy en día existe una amplia gama de básculas. A veces las opciones son tantas que, cuando nos decidimos a comprar una, no sabemos cuál elegir. Y el asesor de la tienda se empeña no en ayudar, sino en vender el modelo más caro.

En Ideas en 5 minutos, hemos decidido averiguar en qué hay que fijarse a la hora de elegir una báscula.

En primer lugar, es importante saber qué información quieres recibir. En el mundo actual, la báscula ya no es un instrumento cuya función se limita a indicarte tu peso. Hay modelos en el mercado que tienen acceso a Internet, acceso a tu teléfono e incluso pueden calcular tu porcentaje de grasa corporal.

Básculas mecánicas y electrónicas

En primer lugar, conviene dividir las básculas en dos grandes categorías: mecánicas y electrónicas. Cada tipo tiene sus pros y sus contras.

La principal ventaja de las básculas mecánicas es su facilidad de uso: cualquier persona puede realizar una medición, incluso un niño pequeño que conozca los números. Al fin y al cabo, para obtener un resultado basta con pararse en la báscula. Otra ventaja de las básculas mecánicas es que no tienen batería. Esto significa que no hay necesidad de cargarlas o cambiar sus baterías (por lo tanto, no hay necesidad de gastar dinero).

Pero hay una desventaja: los márgenes de error del peso con una báscula mecánica pueden ser de hasta 1 kg.

Las básculas electrónicas, en cambio, se equivocan mucho menos. Los estudios han demostrado que en el rango de 0 a 50 kg, los errores de medición se producen con mayor frecuencia en el rango de 0 a 300 g. Por supuesto, este hecho nos inclina a comprar exactamente básculas electrónicas. Pero no te apresures: es importante conocer los inconvenientes. Por ejemplo, puede que te resulte difícil manejar esta tecnología: no basta con subirse a la báscula, hay que saber encenderla y ajustarla. Además, las básculas electrónicas suelen ser más caras que las mecánicas. Y, por supuesto, tendrás que cargarlas o conseguir pilas.

Diferentes tipos de básculas electrónicas

Así que, has analizado tus necesidades y has llegado a la conclusión de que una báscula electrónica es más adecuada para ti. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para que sepas en qué debes fijarte a la hora de elegir un modelo.

También puede ser útil buscar una báscula que tenga una opción de desconexión automática. Se desconectará cuando te bajes de ella. De este modo, la batería durará más y no tendrás que apagar la báscula cada vez.

Como ya se ha mencionado, las básculas electrónicas pueden mostrar no solo el peso, sino también una serie de otros parámetros, como el porcentaje de grasa corporal o la relación entre el peso y la altura. También hay algunas que pueden sincronizarse con tu teléfono o computadora y enviarles los datos directamente para que puedas llevar un control de tus mediciones más fácilmente.

Debe recordarse que, para obtener resultados precisos, no solo debes pesarte en una buena báscula, sino también hacerlo correctamente. Ideas en 5 minutos ya ha hablado sobre cómo pesarse correctamente. La guía se puede encontrar en este enlace.

Compartir este artículo